¡UNA MALA Y UNA BUENA!.  Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

El Hijo del Hombre, le dijo Jesús a sus discípulos, será entregado en manos de hombres Y LE MATARÁN; Más al TERCER DIA RESUCITARÁ. Y ellos (sus discípulos), SE ENTRISTECIERON EN GRAN MANERA. (Mateo 17:22-23).

No se, si te ha sucedido a ti que has tenido que darle a alguien una respuesta sobre algo y antes de comunicársela le dices: TE TENGO UNA NOTICIA BUENA Y UNA MALA; ¿Cuál de las dos quieres primero?. Usualmente la gente responde: ¡DIME LA MALA PRIMERO!. jajaaaj. curioso ¿no?.

Pero desafortunadamente nosotros los seres humanos, entre una noticia BUENA y una MALA, le ponemos tanta atención e importancia a la MALA, que no nos deja pensar y mucho menos disfrutar la BUENA. Es decir, la MALA produce en nosotros tanto RUIDO, que no deja que escuchemos la BUENA.

Fíjese que en el caso que acabamos de mencionar, la primera parte de la noticia que Jesús da a sus discípulos, si bien es cierto que fué una noticia AMARGA, TRISTE, MALA; descubriremos que la parte BUENA de la misma era tan BUENA, que jamás debió haber sido opacada, como lo fue, por la MALA.

Veámos el caso, Jesús dice a sus discipulos: EL HIJO DEL HOMBRE SERÁ ENTREGADO EN MANOS DE HOMBRES Y LE MATARÁN. (PARTE MALA). Sin embargo, a la noticia BUENA de que: AL TERCER DIA RESUCITARÁ, (PARTE BUENA), no le hicieron caso. No se detuvieron en la parte BUENA de esta noticia, mientras que se enfocaron sólo en la MALA, dando lugar así a que se entristecieran a tal grado, que dejaron pasar, desapercibida, la PROMESA de su RESURRECCIÓN, lo cual sería un acontecimiento, no sólo que no habian oido ni visto jamás, sinó que ocurriria por primera vez en toda la historia de la humanidad y que sería además, el acontecimiento que transformaría y dividiría la historia de la humanidad en un ANTES y DESPUÉS de CRISTO.

Era tan trascendental la noticia, porque a pesar de que si bien es cierto que no sería la primera vez que una persona iba a resucitar después de muerta, puesto que había ocurrido antes, recordemos, por ejemplo, el caso de Eliseo y Elías, etc., A pesar de eso, repetimos, jamás habia ocurrido, que una persona resucitara, no sólo después de haber simplemente muerto, de muerte natural; sinó después de habérsele dado muerte y no cualquier tipo de muerte, sinó después de haber sido ASESINADO, como lo fue Jesús, añadido a esto el hecho,de que quien resucitaría era la misma persona que había anunciado su propia muerte.

Es decir, lo que hizo Jesus frente a ellos con tal declaración, fue DECLARARLE A LA MUERTE, CON ELLOS COMO TESTIGOS, UN DUELO A MUERTE DE LA MUERTE, CON LA MUERTE, y de la cual se levantaria glorioso y triunfante por siempre y para siempre.

Pienso que algo asi, que una noticia de esa magnitud o naturaleza, no era para que alguien la ovidara y obviara, como la olvidaron y obviaron sus discípulos, ya que era lo suficientemente trascendental, como para mantener a cualquier persona en un estado de permanente alerta y expectactiva, hasta no ver realizado un milagro de tan grande embergadura, que no sólo ocurriría por primera vez en el mundo, sinó que además había sido previamente anunciado por el mismo protagonista del suceso.

Fijese que aun Jesus muere y ninguno de sus discípulos, ni las Marias, recordaban que Él habia dicho que resucitaria. Los discipulos por ejemplo, se encerraron en un cuarto a mirarse la cara unos a otros, llenos de tristeza, confusion y desesperanza, preguntándose entre ellos: ¿Y AHORA, QUE VAMOS A HACER?. Resulta curioso sin embargo, que fueran los principales sacerdotes los únicos que recordaran tal promesa de resurreción hecha por Jesús, a pesar de no haber tenido la oportunidad, como la tuvieron los discípulos, de escuchar personalmente y de labios del Maestro tal declaración; ya que esta información llegó a ellos por medio de los informes que le llevaban siempre sus espias.

Quisieron ser tan precabidos y recordaban tan bien dicha declaracion los principales sacerdotes, que ordenaron colocar guardias a la puerta de la tumba del Maestro, como una medida dirigida a garantizar y/o evitar que sus discipulos desaparecieran el cuerpo de Jesús, para luego decir lo que ni siquiera recordaban, que el habia dicho que resucitaria. Pero no les valió a los sacerdotes sus medidas, pues como quiera Jesús resucitó, tal y como lo habìa prometido.

Podemos notar que los discípulos, al igual que la mayoria de las personas, respondieron o reaccionaron sólo a la PARTE MALA de la noticia del Señor, poniendose TRISTES EN GRAN MANERA, obviando asi totalmente, ponerle atención a tan trascendental noticia, como la de su RESURRECCION. Igualmente, en el libro de Juan 16: 33, Jesús nos da a nosotros la iglesia, una noticia BUENA y una MALA, El dice: EN EL MUNDO TENDRÉIS AFLICCIONES, (MALA); PERO CONFIAD, YO HE VENCIDO AL MUNDO, (BUENA).

Sin embargo, la realidad es, que cuando nos enfrentamos o durante estamos en medio de alguna AFLICCION o PRUEBA, jamás nos viene a la memoria la noticia BUENA de que Jesús dijo que NO TENGAMOS MIEDO, porque al mundo, El lo había VENCIDO.

Dicho de otro modo, se nos olvida que Jesús, al decirnos que El había vencido al mundo, nos estaba diciendo que como El venció, nosotros también venceremos. Dicho en pocas palabras, en medio de la afliccion en que te encuentras, no se te vaya a olvidar y si se te olvidó, vengo a recordarte, más bien a darte, de parte de Jesús la noticia, de que: ESO QUE ESTÁS PADECIENDO, QUE ESA PRUEBA POR LA QUE ESTÁS PASANDO, TAMBIÉN PASARÁ, porque El ha vencido al mundo, lo que significa, que la Gloria Postreta será mucho mejor que la Primera y que los hijos que dió Dios a Job después de la prueba, eran más ROBUSTOS Y HERMOSOS QUE LOS PRIMEROS, y además de eso, SANTOS y que la riqueza que le fue devuelta, no sólo superó a la primera, sinó, que llegó para QUEDARSE. ¡ALELUYA!.

Que al igual que Jesús dijo a sus discípulos, que SERIA ENTREGADO EN MANOS DE HOMBRES Y QUE LE MATARÍAN, pero que después RESUCITARÍA, como al efecto resucitó y no ha vuelto, ni volverá jamás a ver muerte, porque cuando venció la muerte, la venció de una vez por todas y no sólo la venció para Él, sinó también por nosotros, a quienes de igual manera, como él resucitó y no volverá a morir, a nosotros tambíen nos resucitará y como él, no volveremos a ver muerte, ni dolor, ni aflicción, ni algustia, NUNCA MÁS. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http://pastoreamehy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This