“SUEÑO CONTIGO”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com.

Todos tenemos sueños e ilusiones por alcanzar y yo puedo asegurar; que si a cada persona le pidiéramos una definición de sueño; todos, sin excepción y  sin tener que valerse de un diccionario, nos darían su definición particular y no tendrían que acudir al diccionario, repetimos; por cuanto cada persona, cada individuo, ha tenido y experimenta aún, sus propios sueños.

En mi caso particular, por ejemplo, yo definiría a un sueño como: EL MÁS ALTO Y PROFUNDO PEDIDO, DESEO O ASPIRACIÓN DEL ALMA, QUE ANUNCIA Y DEJA SABER AL SER HUMANO, LO QUE NECESITA ALCANZAR PARA SENTIRSE COMPLETAMENTE REALIZADO, EN CUALQUIER ASPECTO, Ó ÁREA DE SU VIDA.

Existen varios clases de sueños, cada uno de ellos, según su especie, inspirado o empujado por una fogata que los alimenta y que pueden estar originados en las diferentes tipos de emociones del individuo y que van, desde una pasión o amor profundo, hasta el más descarado de los deseos o apetitos carnales. Otros sueños, en cambio, son colocados en el corazón y alma del individuo, como el resultado de una convinacion entre el deseo del hombre y el propósito de Dios, quien pone en sus hijos, tanto el querer, como el hacer, por su Santa Voluntad.

Es el caso por ejemplo de José, quien deseada y por lo tanto, disfrutaba tanto contar a sus hermanos sus sueños, los cuáles lo predecian o anunciaban, como el futuro lider o patrocinador del bienestar económico de su familia. Asi es que, como ése deseo y sueños de José, vinieron a encajar perfectamente con el propósito, planes y promesas de Dios hechas a abraham, de hacer de él una gran nacion, lo que resultaba en la convinacion perfecta, concediendole Dios a José, ver hechos realidad sus sueños. Igualmente, el anciano Simeón, aferrado a su fe, tuvo el gran sueño de llegar a ver con sus ojos al salvador del mundo, antes de despedirse de esta tierra y cuando Dios se lo concedió; entónces, con el niño Jesús sostenido y levantado en sus brazos exclamó: AHORA, SEÑOR, DESPIDES A TU SIERVO EN PAZ, CONFORME A TU PALABRA; PORQUE HOY SE HA HECHO REALIDAD MI MAS ANHELADO SUEÑO, PUES HAN VISTO MIS OJOS TU SALVACION”, ALELUYA¡. Lucas 2:29.

Hoy no vengo para hablarte o alimentarte tus sueños, los cuales pueden ser buenos o malos; sinó para recordarte, ó en el peor de los casos hacerte saber y darte la buena noticia, de que no sólo tú y yo tenemos sueños por alcanzar. Sinó que, además, hay alguien que, día tras día, aspira y con paciencia espera ver realizados en ti y en mi, sus más caros y anhelados sueños. Se trata de Dios, nada más ni nada menos, que del autor de la vida, creador y sustentador del univierso; quien como buen Padre de Amor que es, con lo primero que sueña con respecto a nosotros, es con poder levantar o escribir una partida de nacimiento, mediante la cual tú y yo quedemos registrados en su libro, no sólo como hijos súyos, sinó también como los herederos y Cohederos con Cristo, de la sobreabundante riqueza de su gloria.

Que una vez cumplido su primer sueño de llamarnos sus hijos, entónces comienza a tratar con nosotros, a fin de que no sólo quedemos como herederos de su gloria, sinó que además aquí en la tierra, aprendamos y encontremos la manera de comenzar a vivir y disfrutar de los reflejos de su gloria, durante toda esta, nuestra peregrinación; trayendo y colocando en nuestros corazones, un pedazo de su cielo.

En síntesis, El sueña, día tras día, tratando de hacernos comprender, de diferentes maneras, que no es necesario esperar morir para comenzar a disfrutar de su gloria, sinó que en cambio, él quiere que comencemos a disfrutarla, ya mismo. Dejándonos saber, que la manera de lograr éso, es atendiendo a su llamado, a sus consejos.

El nos dice, dame hijo mio tu corazón y miren tus ojos por mis caminos. Proverbios 23:26. Y sigue diciéndonos, YO PONGO DELANTE DE TI LA MUERTE Y LA VIDA, PARA QUE TU ESCOJAS, PERO ESPERA, PUES ANTES DE QUE DECIDAS, YO TE ACONSEJO PARA QUE ESCOJAS LA VIDA, PARA QUE VIVAS; más no puedo obligarte, es decisión tuya. Yo te mostraré el camino por el que debes andar, dice Él, sobre ti fijaré mis ojos. Que es lo que pido yo de ti, dice Dios: SOLAMENTE HACER JUSTICIA, AMAR MISERICORDIA Y HUMILLARTE ANTE TU DIOS.

Con lazos o cuerdas de amor te atraje, continúa diciendo, más no quisistes oir. Oh hijo mio, cuantos males y dolores no estuvieran traspasando hoy tu corazón, si tan sólo hubieras atendido a mi llamado. Oh, si me hubieras oido, si hubieras atendido a mis palabras, cuando por diferentes medios te hablé. Tantas aflicciones quise evitarte, aconsejándote con mi alma desgarrada para que tomaras un rumbo, una ruta diferente y aunque soy Dios que todo lo puede, no puedo ir en contra de tu libre albedrio, de tú libre elección; pues ésa facultad la puse yo mismo en ti, a fin de que me sirvieras y amaras de tu propia voluntad, pues cuando te creé, no te hice una máquina automatizada y aunque, desde que eras muchacho te amé y de lejos y sucios lugares te saqué, mientras más te llamaba; cuando decidistes volver atrás, más te alejabas de mi. Yo soy Jehova tu Dios, Redentor tuyo, el Santo de Israel: el que te enseña provechosamente, el que te encamina por el camino que debes seguir. Isaias cap. 48.

Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos!, fuera entónces tu paz como un río y tu justicia como las ondas del mar. Fuera como la arena tu descendencia y los renuevos de tus entrañas como los granos de arena; nunca tu nombre sería cortado, ni raído o extirpado de mi presencia.

Sin embargo y aunque satanás te susurre al oído diciéndote que no hay esperanza, repréndelo y dile: VETE DE MI SATANÁS, TODAVÍA TENGO ESPERANZA, PORQUE MÁS VALE PERRO VIVO, QUE LEÓN MUERTO y entónces escucha la voz de tu Creador quién te dice: No todo esta perdido, hijo mío, pues sigo aun soñando contigo, dándote con cada dia de vida, una nueva oportunidad para que regreses a mi; pues mis alas, mis tiernas alas, permanecen aún abiertas para ti, debajo de las cuales covijarte quiero, a fin de concederte y disfrutar contigo, tus sueños y los míos, porque aún hijo mio, aún todavia, hijo mío, “SIGO SOÑANDO CONTIGO”. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This