Aquéllos que como consecuencia de haber CREÍDO, CONFESADO Y RECIBIDO a Jesucristo como su Señor, de acuerdo a como lo indican los Versos 12, del Capítulo 1 del Libro de Juan, así como el Verso 9, Capítulo 10 del Libro de Romanos; han sido RECONOCIDOS Y ACEPTADOS POR DIOS COMO SUS HIJOS, tienen el PRIVILEGIO de SENTARSE A LA MESA con su Padre Dios; Mientras, que los que todavía no han dado dicho paso, y que como consecuencia de ello, todavía NO HAN SIDO RECONOCIDOS POR DIOS COMO SUS HIJOS, sinó que son sólo SUS CRIATURAS; están destinados a COMER DE LAS MIGAJAS QUE CAEN DE LA MESA DONDE DIOS EL PADRE SE SIENTA A COMER CON SUS HIJOS, y peor aún, pues todavía quieran comer de dichas MIGAJAS, primero tienen que PEDIRLAS.

Tener este conocimiento, como HIJOS DE DIOS QUE SOMOS, no es ORGULLO, sinó IDENTIDAD REAL EN DIOS, DE LO QUE EN DIOS SÓMOS Y VALEMOS, a diferencia de aquéllos que todavía no han dado ese paso, quiénes a pesar de habérseles dado la misma oportunidad de CONVETIRSE EN HIJOS DE DIOS, no han dado dicho paso.

Si te interesa, se comienza con un, no quiero decir simple, pero sí SENCILLO acto de PÚBLICO DE CONFESIÓN DE FE, según y como lo estable Dios en su Santa Palabra en el Libro de Romanos Capítulo 10: Verso 9; Y léalo para que lo compruebe por usted mismo.

La invitación sigue abierta para ti, mientras todavía tienes vida, por lo tanto, en consecuencia y a partir de esto, si sabes o puedes asegurar cuándo será, (no tu último día), sinó TU ÚLTIMO MINUTO DE VIDA, éso te llevará a determinar con precisión, qué tan URGENTE, NECESARIO O APREMIANTE ES PARA TÍ, TOMAR TAN IMPORTANTE DECISIÓN.

Mientras tanto, por si te queda al respecto alguna duda en cuanto a la urgencia de dicho paso, Dios quiere ayudarte para que lo comprendas mejor, dándote el sieguiente consejo en la 2nda. Carta a Los Corintioos 6:2: 2

“”pues El dice: EN EL TIEMPO PROPICIO TE ESCUCHÉ, Y EN EL DÍA DE SALVACIÓN TE SOCORRÍ. He aquí, AHORA es EL TIEMPO PROPICIO; he aquí, ahora es EL DIA DE SALVACION”.

Igualmente dice en el Libro de Hebreos 3:15: “SI HOY OYES SU VOZ, NO ENDUREZCÁIS VUESTROS CORAZONES”.

De modo que si lo deseas y no quieres arriezgarte, comunícate con alguien que tú conozcas que ya le sirva a Dios y dile que te ayude a dar dicho paso, repitiendo contigo la oración de Salvación, así como sirviéndote como testigo ante Dios y el mundo de haber hecho publica tu confesión y fe en Jesucristo como tu ÚNICO Y SUFICIENTE SALVADOR.

Que el Señor te ayude y dé entendimeinto en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo al Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This