No existe BIEN que hombre alguno pueda hacer, que BENEFICIE a Dios; pero de igual forma y a la inversa, tampoco existe MAL que hombre alguno pueda hacer que PERJUDIQUE a Dios.

El BIEN que el hombre hace es para su propio BIEN; el MAL que el hombre haga, en perjuicio de sí mismo lo hace.

El Libro de Job Capítulo 35 Verso 6-8 lo declara de la siguiente manera:

6- Si pecares, ¿qué habrás logrado contra él? (Dios)
Y si tus rebeliones se multiplicaren, ¿qué le harás tú?
7 Si fueres justo, ¿qué le darás a él?
¿O qué recibirá de tu mano?
8 Al hombre como tú dañará tu impiedad,
Y al hijo de hombre aprovechará tu justicia.

En resúmen, ¿qué lograrás tú de parte de Dios con tu rebeldía, guardándole resentimiento por algo que tú consideras que Él debió haber hecho por ti o por alguien y que no lo hizo?. ¿Sabes tú más que Dios o al menos pretendes con tu resentimiento colocarte a su nivel?. Mal haces si piensas así, pues ¿qué poder tiene el HUEVO CONTRA LA PIEDRA, o tu pié contra la piedra con que tropezaste?, ¿creerás que lograrás hacerle o causarle a la PIEDRA alguna grieta golpeándola con tus pies, porque tropezaste con ella?.

Deja de HUIRLE a Dios, y en cambio CORRE hacia él, pues cuando te humilles corriendo hacia él, en lugar de esconderte de él, lo encontrarás esperándote con sus tiernos brazos de amor para abrazarte. Allí derramarás lágrimas de desahogo a causa de tu arrepentimiento por la ignorancia o estupidés de tu enojo.

Que el Señor te ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo.

Y todo lo decimos, a fin de que SIGAMOS CRECIENDO, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This