¿Cuáles son, a los Ojos de Dios, las personas “JUSTAS”?. Debes saberlo, para que te salves, porque el ignorarlo no te EXONARÁ.

Una persona “JUSTA”, a los ojos de Dios, es aquella que no habiéndo IGNORADO o PASADO POR ALTO el Sacrificio de Jesucristo en la Cruz del Calvario; ha entendido que ese sacrificio, antes de ser por el mundo, en sentido general, fue por el, por lo que puede reconocer que si en el mundo no hubiésen habido más personas, si no sólo él, sólo por el Jesucristo hubiése igualmente venido a la tierra a entregar en la Cruz su vida para darle salvación.

Por lo cual, una vez reconociendo eso, DECIDE entregarle a Jesús su vida, en honor a ese gran sacrificio hecho por él, en la Cruz del Calvario.

Éstas son, por lo tanto las personas, que a los Ojos de Dios, son consideradas como “JUSTAS”; porque han reconocido con la entrega de sus vidas a Dios, el sacrificio que su hijo Jesucristo hizo por ellos en la Cruz del Calvario.

Esas personas por lo tanto gozan de la Gracia y Favor exclusivo de nuestro Padre Celestial, el cual, respecto a ellos dice lo siguiente, en el Libro de los Salmos 5:12:

“Porque tú, oh Jehová, BENDECIRÁS AL JUSTO; Como con un escudo lo rodearás de tu FAVOR”.

Y el mismo Jesús, tocante a tales personas dijo lo siguiente: Mateo 19:29:

“Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos o tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna”.

En conclusión, las personas que se pierdan no van a ser condenadas al castigo eterno, por los pecados que cometieron, porque TODOS los pecados, no sólo de esa persona, sinó de toda la humanidad, Jesús los cargó, los llevó y pagó sobre su cuerpo en la Cruz; sinó, por no RECONOCER Su Sacrificio hecho por éllos en la Cruz y no ACEPTAR, RECIBIR O RECONOCER A JESÚS COMO SU SEÑOR Y SALVADOR.

Claro está, que después que una persona ACEPTA a Jesús como su Señor, ese Señoría implica que el individuo está dispuesto a ABANDONAR su vida de pecados. En otras palabras, lo malo que haya sido la persona o lo peor que haya cometido, no será excusa para no escapar de la perdición, porque todos los pecados encuentras en Jesús perdón; por lo tanto, el pecado que sí es capital, o sea, de muerte, es no RECONOCER Y ACEPTAR A JESÚS COMO SU SEÑOR.

Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo.

Más y más bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This