PIEDRAS DE TROPIEZO”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com.

Nos da pena, coraje y vergüenza, ver cómo muchas personas, después de haber entregado a Cristo sus vidas, tienen que volver hacia atrás, decepcionados, frustrados y adoloridos, por causa o culpa de algún mal ejemplo o fanatismo religioso excibido por algunos de nuestros ya viejos creyentes en el Señor.

Estos lobos rapaces, vestidos de mansas ovejas, pero instrumentos de satanás, son los que encontramos en algunas de nuestras congregaciones y quienes son además, los responsables de hacer tropezar y debilitar en la fe a muchos de los nuevos creyentes, quienes aunque vinieron al Señor con mucho fervor, no pudieron permanecer, porque de pronto fueron sorprendidos por estas piedras de tropiezo, vívoras o lobos rapaces espirituales, quienes con sus malos ejemplos o religiosidad farisaica destruyen el rebaño del Señor.

Son a los que la biblia identifica como cizanas ligadas con el trigo, quienes como emisarios e intrumentos de satanás, fueron secretamente intruducidos y sembrados alli por el diablo, muy especialmente para asesinar la fe, tanto de los nuevos creyentes, como de los débiles en la fe.

Son estos los libertidos, esclavos del vino, de sus propios vientres y malos deseos, a quienes todo lo que les importa es a ellos y sólo a ellos, haciendo de todo lo que les viene en ganas hacer, abusando asi de la libertad a la que han sido llamados en el Señor, quienes toman dicha libertad como excusa u occasión para lo prohibido, excibiendo asi una vida completamente desordenada y libertina.

Es a este tipo de durmientes serpientes venenosas a los que se refiere el Señor cuando dice: “NECESARIO ES QUE VENGAN LOS TROPIEZOS, MAS AY DE AQUEL POR QUIEN VENGAN, PUES CUALQUIERA QUE HAGA TROPEZAR A UNO DE ESTOS PEQUEÑITOS, MEJOR LE FUERA SI SE LE ATACE UNA PIEDRA DE MOLINO AL CUELLO Y SE LE ARROJASE EN EL MAR. (Marcos 9: 42). Por lo tanto, nosotros, como creyentes maduros en el Señor, deberíamos poner atención en cómo andamos, no como necios, sinó como sabios, comportándonos en todo tiempo y lugar, como dignos, santos y auténticos creyentes en el Señor. Más y Más Bendiciones, Bajo la Misma Gracia; http://pastoreamehoy.com/, Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This