PESCADO SIN “S” Y SIN PROVECHO”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

¿Que es Un PESCADO SIN “S” ?. Un pescado sin “S”, es un PECADO y un PECADO es: toda infracción, transgresión o desobediencia a la ley o voluntad de Dios expresada en su palabra. Todos los pecados, en nosotros los seres humanos, nacen y se originan en nuestro interior, específicamente, en nuestra mente y corazón. Este hecho, le facilita al hombre, que pueda cometer y mantener oculto, frente a los demás hombres, sus pecados; o, por el otro lado, que decida hacerlos visibles, materializándolos o confesándolos.

De ahi, que podemos clasificar los pecados del hombre en visibles o invisibles, dependiendo de la voluntad que tengan éstos, de mantenerlos ocultos en sus mentes, o de sacarlos a la luz. Dios, es el único de quien el hombre no puede ocultar sus pecados, pues como bien lo dicen las escrituras, “TODAS LAS COSAS ESTÁN DESNUDAS Y ABIERTAS A LOS OJOS DE AQUÉL A QUIEN TENEMOS QUE DAR CUENTA”. (Hebreos 4:13).

No cabe dudas, que la mayor lucha que tenemos los cristianos en nuestra intención de mantenernos fieles a Dios, se libra en nuestras mentes. Es por eso, que la mayor parte de nuestros pecados se mantienen ocultos a los ojos de los demás seres humanos, en razón de que al no llegar a materializarlos y mucho menos, confesarlos, nadie se entera de ellos, excepto Dios y nosotros.

Esto nos lleva a afirmar, que el 95 por ciento de los pecados que cometemos en contra de nuestro Dios, se dan en nuestras mentes, pecados de los cuáles no nos arrepentimos completamente, porque como nadie se entera de ellos, no sentimos la presión de los demás para apartarnos de ellos y por lo tanto, QUEDAN COMO PECADOS CONTRA DIOS, PERO SIN PROVECHO PARA LA CARNE.

Ponemos un ejemplo: Saliste a la calle a realizar tus labores cotidianas y de pronto, te ves atraído por los finos pasos de una atractiva femina, (porque ella quiere que la miren), la miras una ves, pero si no la dejas pasar, es decir, no la vuelves a mirar y CIERRA TUS OJOS, COMO DICEN LAS ESCRITURAS, PARA NO VER EL MAL, te arrriesgas entónces a cometer: UN PECADO SIN PROVECHO. Es como que, atraídos por la foto de una apetitiva comida, pagaste por ella un alto precio y por alguna razón, no te la pudistes comer.

Son estos tipos de pecados a los que mayor ventaja les saca satanas, en razón de que, al no llegar a materializarlos, esto hace que nos quedemos siempre con las ganas y por lo tanto, repitamos una y otra vez el mismo pecado, sin llegar nunca a un verdadero y auténtico arrepentimiento, pues lo que usualmente hacemos es pedirle perdón a Dios en secreto, pero en la próxima oportunidad, enciendes de nuevo el televisor y cerrados los ojos, vuelves como cualquier cerdo, a recrearte en el lodo de tu pecado y de nuevo, nadie se entera, sólo nosotros y Dios.

Este hecho, de no llegar a materializar o llevar a la práctica el pecado que ya hemos cometido en la mente, hace que tales pecados bien puedan ser llamados con el título de la presente reflección: ¨PESCADOS SIN “S” Y SIN PROVECHO. Sin “S” porque son PECADOS; y sin PROVECHO porque, como hemos dicho, no los llegamos a materializar. ¿Significa esto entónces, que les estoy haciendo un llamado a materializar dichos pecados, para sacarle provecho?, CLARO QUE NO, EN NINGUNA MANERA, pues con ello lo que pretendo es que lleguemos a un punto de REFLECCIÓN que nos permita abrir los OJOS ESPIRITUALES y ya no nos dejemos mas manipular por satanás, dándole lugar en nuestras mentes a esas ILUSIONES PECAMINOSAS, pecados que en realidad y mayoría de los casos, están lejos de nuestra intención cometer, y que sabemos incluso, que nunca seriamos capaces de llegar a materializar; pero dejamos, por nuestro débil caracter, que el maligno nos entretenga.

Necesario y definitivo es que entendamos, que sólo la perseverancia en la oración y meditación constante en la palabra de Dios, asi como tener una mente disciplinada a pensar sólo en lo bueno, lo puro, lo amable y todo lo que sea de buen nombre o esté lleno de virtud; será lo que nos ayudará a fortalecernos en Dios y en el poder de su fuerza, viviendo en paz con Él; Porque Tú, Oh Dios, guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado. (Isaías 26:3).

Que finalmente, la palabra de Dios dice: EL QUE ESTE LIMPIO, LÍMPIESE MÁS Y EL QUE ESTÉ SÚCIO, ENSÚCIESE MÁS, Apoc. 33:11. Es decir, aqui tenemos uno de dos caminos: O NOS ENTREGAMOS AL PECADO, PARA QUE CUANDO NOS CANSEMOS DE EL, SI TENEMOS OPORTUNIDAD, NOS ARREPINTAMOS DE UNA VEZ POR TODAS; O POR EL OTRO LADO, DECIDIMOS MILITAR E IRREVOCABLEMENTE CORTAR, EN NUESTRAS MENTES, CON ESAS ILUSIONES PECAMINOSAS Y SIN PROVECHO QUE NOS VENDE SATANAS Y A TRAVÉS DE LAS CUALES NOS MANTIENE EN PERMANENTE DEUDA DE PECADO CON NUESTRO CREADOR Y POR LO TANTO, SIN EXPERIMENTAR NUNCA, NINGÚN CRECIMIENTO E INTIMIDAD EN NUESTRA RELACIÓN CON DIOS. Más y Más Bendiciones, Bajo la Misma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This