Ninguna palabra CORROMPIDA salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes; es lo que dice el Señor en Su Palabra, Efesios 4:29.

Sin embargo he escuchado a muchos predicadores en los últimos tiempos, que sin pelos en la lengua, como dicen por ahí, hacen uso en sus predicaciones de PALABRAS CORROMPIDAS, o lo que es lo mismo, PALABRAS BULGARES, OBSCENAS. Las palabras CORROMPIDAS, BULGARES u OBSCENAS son aquéllas que se usan para ULSULTAR A ALGUIEN, cosa que no debe suceder con ningún cristiano y mucho menos líder o pastor.

He aprendido, que un cristiano nacido de nuevo no hace uso de este tipo de bocabulario bulgar u obsceno y es tanto así, que en el caso extremo en que a un cristiano se le exíja repetir alguna palabra que dijo alguien, si esa palabra es una palabra CORROMPIDA, mejor conocidas como MALAS PALABRAS, dicho cristiano no se atreverá a repetirla, pues el temor a Dios no se lo permitirá, por lo cual, en el caso extremo que se vea obligado a referirse a dicha palabra, preferirá DELETREARLA antes que pronunciarla tal y como la dijo x o tal persona, pues se sentiría avergonzado de hacerlo.

Una palabra muy común que he oído a muchos predicadors usar es por ejemplo, la palabra BABOSO, lo cual es de todos conocido que es una palabra BULGAR, CORROMPÍDA, OBSCENA, la cual se usa para INSULTAR A ALGUIEN, cosa que ningún cristiano con temor y respeto a Dios, debería jamás hacer.

Se nos olvida muchas veces que somos CARTAS LEÍDAS DE TODOS LOS HOMBRES, que no basta con SER CRISTIANO, sinó que tambien es necesario APARENTARLO en nuestra conducta, en nuestro VESTIR, en nuestras PALABRAS, pues como es de todos sabido, fue ése uno de los puntos que destacaron los acusadores del Apóstol Pedro en el momento en que él negaba a Jesús, la gente decía, no puedes negar que eres uno de los seguidores de Jesús porque hasta TU FORMA DE HABLAR TE DELATA.

Un cristiano verdadero y más, o mejor aún un LÍDER, está llamado a hablar con RESPETO y nunca usará palabras INSULTANTES ni MALDICIENTES PARA NADIE.

Y esto ocurre muy especialmente con estos predicadores, porque a causa de tanto predicar en público, la predicación se ha convertido para ellos en una rutina más, lo que los ha arrastrado a perderle de tal forma el respeto a la predicación, que han convertido a dicha predicación, como hemos dicho y repetimos, en una rutina repetitiva, en un SHOW PARA ENTRETENER E IMPRESIONAR A LOS OYENTES, de modo que al subir al altar se sienten con tanta CONFIANZA y en extremo TAN RELAJADOS, que terminan RELAJANDO NO SÓLO EL MENSAJE, SINÓ TAMBIÉN AL ALTAR, TANTO CON PALABRAS BULGARES E INADECUADAS, ASÍ COMO TAMBIÉN CON SU FORMA IRRESPETUOSA, MUNDANA Y CALLEJERA DE VESTIR.

Se olvidan dichos ministros, a propósito tambien de esto último, lo del VESTIR, que una de las instrucciones que le dió Dios a Moisés en cuanto al ALTAR, fue que al momento de subir al ALTAR le quedaría prohibido hacerlo usando GRADAS, o lo que es lo mísmo, ESCALINATAS y todo con el fin de evitar que la desnudés de Moisés fuera vista por el pueblo al momento de subir por dichas ESCALINATAS. (Éxodo 20:26).

Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mïsma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoréamehoy.com.

Share This