¿NOS “ACEPTA” DIOS COMO SOMOS?

Siempre recuerdo una expresión que usaban algunos maestros en mi época de mayor juventud, que decía: “SI NO ERES COMO DEBES SER, DEJA ENTÓNCES DE SER COMO ERES, PARA QUE SEAS COMO DEBES SER”.

Traigo el tema a colación, porque oyendo días atrás la radio, escuché a una reconocida predicadora, dirigiéndose específicamente a los no cristianos y diciéndoles que: DIOS LOS “ACEPTABA” como “ERAN”.

Al escuchar la expresión, por un momento como que se me iva a pasar, pero de inmediato reaccioné y pensé, “éso no es una verdad de Dios, no es una verdad bíblica”; es mas bien una expresión humana como de extrema tolerancia, (dicho en el argot o lenguaje popular, una manera de ponerle o pasarle a alguien un paño tibio); pues con esta expresión dicha predicadora no estaba diciéndole claramente al pecador la verdad, “que el venir a Dios implica una revolución al corazón, un cambio de vida, un giro completo en la manera de ser del individuo.

Este tipo de expresión es muy peligroso decírsela al pecador, por cuanto lo que él piensa o asume es, que puede venir a Dios y continuar con lo mismo, todo lo cual no es cierto; aunque pienso que tal vez la predicadora no lo quizo decir con esa intención, pero al no aclarar, sinó que dejó la expresión asi en el aire, lo que dió a entender fué exáctamente eso que dijo: QUE DIOS “ACEPTA” A LOS PECADORES, “COMO SON”; en lugar de lo cual debió haber dicho: DIOS TE “RECIBE”; EN LA CONDICIÓN EN QUE ESTÁS y no: DIOS TE “ACEPTA” COMO ERES.

Y por qué no debió usar la expresión Dios te “ACEPTA”, porque si tu eres un fornicario, un mentiroso, un injusto, un homosexual, un corrupto, un criminal a sueldo, etc.; Dios no va a aceptar ese tu modo de vida o de ser; pues deben ellos saber, que Dios sí los RECIBE en la condición en que se encuentran, pero deben tener SEGUROS, que así no podrán seguir, que el cambio tiene que venir. Asi lo dicen las Escrituras, Mateo 11:28: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar”.

Constituye por lo tanto un peligro, un alto riezo a confusión el usar así está expresión, más y precisamente en este tiempo, cuando sabemos está muy de moda de la iglesia católica, la episcopal, entre otras, que han declarado ACEPTAR, por ejemplo a los homosexuales y lesvianas su condición dentro de la iglesia, SIN EXIGIRLES NINGÚN CAMBIO, lo cual todos sabemos que que va en contra del corazón de Dios, en contra de los principios bíblicos.

Dios no nos “ACEPTA” como “SOMOS”, Dios nos “RECIBE”, como “SOMOS”, en la condición en que “ESTEMOS”, pero para “TRANSFORMARNOS”, pues debemos estar serguros de que Él no nos va a “ACEPTAR”, que después de ver a Él, sigamos SIENDO como “SOMOS”, pues si continuamos siendo como “SOMOS”, o como venimos a Dios, no podremos tomar parte en el reino de los cielos.

Es por eso que Dios requiere que haya en el individuo una transformación de su vida, de su ser, que es lo que mejor conocemos como “EL MILAGRO DEL NUEVO NACIMIENTO.

Así lo dicen las Escrituras: “NO OS CONFORMÉIS A ESTE SIGLO, SINÓ “TRANSFORMAOS” por medio de la “RENOVACIÓN” de vuestro “ENTENDIMIENTO”, para que “COMPROBÉIS”, cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y “PERFECTA”. (Romanos 12:2).

Que Dios nos ayude y dé entendimiento en todo, para conocer y saber; asi como para dejarle saber claramente a los percadores la verdad, que si bien es cierto que DIOS LOS “RECIBE”, EN LA CONDICIÓN EN QUE SE ENCUENTRE; que también estén SEGUROS y CONSCIENTES de que no podrán continuar SIENDO COMO ERAN, o viviendo la misma vida que llevaban, antes de VENIR A DIOS.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoreamehoy.com.

Share This