LA OSADÍA DE ADÁN”

No reconocer uno sus propias faltas y errores, constituye uno de los más comunes pecados cometidos por nosotros los seres humanos. De ahí el famoso refrán: ERRAR ES DE HUMANOS, PERO EL RECTIFICAR ES DE SABIOS. Sin embargo, aunque todos conocemos bien la frace, la realidad es que practicarlo es tan escaso, como escasa es también la famosa frace: YO ESTABA EQUIVOCADO.

Y es que, para reconocer uno sus propios errores, más que ser sabio, se necesita ser humilde. Jesús dijo: APRENDED DE MÍ, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN Y HAYARÉIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Este problema de no reconocer uno sus propios errores se remonta a una época tan primitiva, como a la existencia mísma de nuestros primeros padres, ADÁN Y EVA, quienes, como veremos, fueron los pioneros evasores de responsabilidad.

Adán, por ejemplo, cuando fue confrontado por Dios a causa de su pecado, en lugar de reconocer ante Dios su falta y pedirle perdón por ello, sus primeros argumentos fueron: OI TU VOZ, TUVE MIEDO Y ME ESCONDÍ; en lugar de lo cual hubiera dicho: ME ESCONDÍ PORQUE PEQUÉ CONTRA TI Y NO QUIERO PRESENTARME ANTE TI EN ESTE ESTADO DE SUCIEDAD EN QUE ME ENCUENTRO y no haber usado al MIEDO, como lo hizo, como pretexto para su escondite.

Sin embargo, lo peor no acaba ahí, sinó que tuvo además la OSADIA, dirían en cuba, EL DESCARO, de pretender justificarse asimismo ante Dios, culpando al mismo Dios por su pecado, cuando dijo: LA MUJER QUE ME DISTE (dicho en otras palabras: POR TU CULPA), y añade: ME DIÓ Y YO COMÍ. Dios no le responde nada al momento y le pide entónces cuentas a Eva, quien al igual que su marido, en lugar de reconocer su pecado, argumentó y negó: (en tono dominicano): NO, NO, NO, NO, NO FUÍ YO NO, LA CULPA ES DE LA SERPIENTE, QUE ME ENGAÑÓ Y YO COMÍ.

Si nos ponemos a analizar, todavía hoy en día, los seres humanos seguimos valiéndonos de la mísma estrategia de Adán y de Eva, cada vez que somos confrontados a causa de alguna falta cometida. De ahí el dicho: DESDE QUE SE INVENTARON LAS EXCUSAS, NADIE QUEDA MAL.

Esta aptitud de Adán y Eva de no reconocer ante Dios su falta, añadido a su incapacidad de pedirle a Dios perdón por sus pecados, fué lo que hizo, provocó, QUE DIOS MÍSMO TUVIERA QUE HACERSE HOMBRE, PARA EN SU CONDICIÓN DE HOMBRE, HACER LO QUE EL HOMBRE NO FUE CAPAZ DE HACER, PEDIRLE A DIOS PERDÓN POR SU PECADO COMETIDO.

Es decir, aquí vemos a Dios (Jesús hecho hombre) pidiéndole perdón al mismo Dios, por el pecado del hombre, cuando en la cruz exclamó: “PERDÓNALOS PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN”, Cumpliéndose también asì con ésta exclamación, lo dicho en los versos: 18 y 19, Capítulo 5, de la 2nda. Carta a los Corintios: “Y TODO PROVIENE DE DIOS, QUIEN NOS RECONCILIÓ CONSIGO MISMO POR CRISTO, Y NOS DIÓ EL MINISTERIO DE LA RECONCILIACIÓN; 19: QUE DIOS ESTABA EN CRISTO RECONCILIANDO CONSIGO AL MUNDO, NO TOMÁNDOLES EN CUENTA A LOS HOMBRES SUS PECADOS Y NOS DIÓ EL MINISTERIO DE LA RECONCILIACIÓN. Que Dios nos ayude y nos dé entendimiento en todo. Más y Màs Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http//:pastoreamehoy.com/ D. Mercedes, Ministries.

Share This