GRAFFITI EN EL TEMPLO DEL ESPÍRITU!.

Mucho se ha discutido sobre si es o no correcto para un cristiano colocarse TATUAJES en su cuerpo. Varias y oponentes son los argumentos al respecto. Unos están de acuerdo, o sea, piensan que sí; mientras otros piensan que no.

Enfoquemos el tema desde el siguiente punto de vista:

Imaginémonos que saliste temprano para tu trabajo, que nadie quedó en casa y que a tu regreso, y al anochecer encuentras las paredes del frente de tu casa, (que a propósito habías recien pintado, con motivo de las fiestas navideñas), toda llena o pintada de múltiples y diferentes GRAFFITIS..

Sin embargo, de reprente y mientras aún te encuentras bajo tu asombro, alarmado y mirando para todos lados para ver si alguien que pudo haber visto algo te ofrece alguna información al respecto, cuando de reprente te sale sonriente y al encuentro tu vecino; quien lleno de una cara de fiesta te dice; VECINO, ESTABA ESPERÁNDOLO CON ANSIEDAD!; PORQUE QUERÍA VER SU REACCIÓN A ESTA SORPRESA DE GUARDARLE SU CASA TODA PINTADA; DE LOS DIFERENTES GRAFFITIS QUE SE USAN EN EL MUNDO; Y AHORA QUIERO SABER QUÉ LE HA PARECIDO LA SORPRESA; POR LO CUAL ME GUSTARÍA QUE ME DIJERA SI LE HA GUSTADO, O QUÉ TAL LE PARECE!.

Y yo me pregunto y a la vez le pregunto: ¿Cuál piensa usted sería su mínima reacción, o la mínima reación natural de cualquier persona, si le hicieran algo así?. Pienso que la más educada reacción suya, mía o de cualquier persona común, sería la de llamar o quejarse en la policía contra dicho vecino.

Porque ¿a quién, en su buen o sano juicio se le ocurriría, 1ro., PINTAR LAS PAREDES DE UNA CASA AJENA, SIN EL PERMISO DEL PROPIETARIO, DISQUE PARA DARLE UNA SORPRESA?; Y peor aún, 2ndo.: ¿A QUIEN SE LE OCURRIRÍA, ESTANDO EN SU BUEN O SANO JUICIO, QUE UNA CASA SE VERÍA ATRACTIVA TODA LLENA DE GRAFFITI EN SUS PAREDES?.

Bueno, de la misma forma y manera, yo pienso que si nosotros, después de ser cristianos decidiéramos un día pintar nuestros cuerpos con uno o más TATUAJES en el cuerpo, representaríamos al VECINO que te esperó sonriente frente a tu casa, para según él darle la agradable sorpresa de guardarte las paredes de su casa toda llena de GRAFFITI, disque pensando que te agradaría.

Y digo que nosotros representaríamos al tal VECINO; porque en nuestro caso, la casa pintada de GRAFFITI representa a nuestros cuerpos, los cuáles, según las Sagradas Escrituras, NO SON PROPIEDAD NUESTRA, sinó del Espíritu Santo; por lo cuál pienso, que si nosotros hiciéramos lo mismo que hizo este vecino con una casa que no era la suya, en este caso, nuestros cuerpos; pienso, que de la mísma manera en que reaccionaría cualquier persona a la que le hicieran esto con su casa, de esa misma forma reaccionaría el Espiritu Santo para con nosotros, como PROPIETARIO de sus CASAS, que son NUESTROS CUERPOS.

De modo que, ratificando lo mismo, pero de diferente manera, el cuerpo de un cristiano, NO ES SUYO, pues es propiedad del Espiritu Santo, por lo tanto, no podemos hacer con él, lo que se nos antoje o venga en ganas y:

2ndo. en caso de que alguien, después de ser cristiano decida ponerse TATUAJES en su cuerpo, antes de proceder a tal cosa, debería primero y ante todo, PEDIRLE PERMISO AL DUEÑO de esa CASA, en este caso, de ese CUERPO y cuyo DUEÑO Y SEÑOR es El Espíritu Santo de Dios; y esperar además, a que el Espiritu Santo le otorgue ese permiso; porque en caso contrario, si lo hiciese sin Su Permiso, estaría en muy grave peligro, por cuanto las Sagradas Escrituras son muy claras en cuanto al CELO del Espíritu Santo por su casa, que son nuestros cuerpos, y del cual dice, que si nosotros lo destruímos, entónces Dios nos destruirá a nosotros. (1 Corintios 3:16-17).

Y yo me preguntó, ¿le pediría el Espíritu Santo a un cristiano que se pinte el cuerpo con TATUAJES?; digamos que posiblemente si, o que posiblemente no; tomando en cuenta que nosotros no somos el Espíritu Santo para responder por él, o encacillarlo a nuestro modo particular de pensar, con un ROTUNDAMENTE NO, o con UN ABSOLUTAMENTE SI. Sin embargo, las Escrituras nos trazan algunas pautas, que nos dan alguna luz como para ASEGURAR QUE NO, ¿y por qué?

En lo particularmente yo, me atrevería ya decir que no, porque además de todo lo anteriormente dicho con nuestro ejemplo al comienzo de este artículo; la Sagrada Palabra de Dios nos requiere y manda a GLORIFICAR A DIOS EN NUESTROS CUERPOS MORTALES. Asi lo dice 1 Corintios 6:20: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.

Y yo me preguntó: ¿En qué glorifica a Dios un tatuaje?. Pienso que en lo mismo que un GRAFFITI no embellecería las paredes de tu casa.

Que el Señor nos ayude y dén entendimiento en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoreamehoy.com.

Share This