No es conveniente “CREERSE ESPIRITUAL”, lo que sí es NECESARIO es “SERLO” y “SABERLO”.
Esto es, debes estar CONSCIENTE, debes estar SEGURO, no sólo de lo que ERES, sinó además de QUIÉN ERES EN DIOS. Porque es NECESARIO que estés CONVENCIDO dentro de tí mísmo de que eres “UN CRISTIANO ESPIRITUAL A TODA PRUEBA y sin LUGAR A DUDA ALGUNA.
Pero, “A TODA PRUEBA”, no de los demás, sinó “DE TÍ MÍSMO”. Porque cuando estás SEGURO DE TU IDENTIDAD EN DIOS, estarás FIRME SOBRE LA ROCA INCONMOVIBLE DE JUSTICIA y nada, ni nadie, te hará MOVER.
De modo que estando en esa POSICIÓN podrás decir: El que DUDE, que DUDE, pues al final, esos INSEGUROS serán los primeros en buscar la PARTE DELANTERA de la larga fila que siempre siguen por el camino que encabezan con pasos FIRMES los que están SEGUROS para donde y por donde van, Aleluya; y a esto se le llama: TENER IDENTIDAD EN DIOS, a esto se llama: TENER UNO SEGURIDAD PLENA EN EL CONOCIMIENTO, NO SÓLO DE TU POSICIÓN EN DIOS, SINÓ DE QUIÉN ERES EN DIOS POR LA PRIVADA, ANÓNIMA, SECRETA Y ESTRECHA RELACIÓN QUE MANTIENES CON TU CREADOR.
Nadie como Jesús estuvo tan SEGURO de ello, habiéndonos dado y dejado al respecto, el mejor de los ejemplos, acerca del grado de conocimiento y SEGURIDAD que tenía acerca de sí mismo, de quién era él en Dios, a pesar de la contraparte de su naturaleza humana.
El estuvo siempre muy SEGURO de quien era él en Dios y fue ésa la razón por la que, sin tituvear, sin temor ni cuidado alguno a lo que los demás pensaran de él, se atrevió a hacer tan VALIENTES DECLARACIONES ACERCA DE SÍ MISMO, como las siguientes: “APRENDER DE MÍ QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN”, (Mateo 11:29), o: “VOSOTROS ME LLAMÁIS MAESTRO Y SEÑOR; Y DECÍS BIEN, PORQUE LO SOY”, (1 Juan 13:13); o cuando dijo: “YO SOY EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA”, (Juan 14:6). ¿Era eso ORGULLO?, en ningura manera, a eso se le llama. “VERDADERA IDENTIDAD EN DIOS”.
Si Jesús no hubiera tenido esa IDENTIDAD tan bien fundada acerca de sí mísmo y de quién era él en Dios, hubiése caído en la provocación de satanás en el desierto, cuando de manera tentativa le dijo: “SI ERES HIJO DE DIOS, HAZ TAL O CUAL COSA. Ése “SI ERES”, encerraba la ganzúa, el anzuelo bien tirado, asi como la trampa bien muy bien colocada, muy bien disfrazada por satanás, mediante la cual buscaba que Jesús, al hacer lo que satanás le pedía, cediera por ORGULLO a tratar de DEMOSTRARLE a satanás, que él era el HIJO DE DIOS, pues si hubiese hecho lo que satanás le pidió, hubiera puesto EN DUDA su LEGITIMIDAD como Hijo de Dios. Por esa razón no hizo nada de lo que satanás le pidió, porque él no tenía que PROBAR o DEMOSTRARLE a satanás, lo que él SABÍA QUE ERA: “EL HIJO DE DIOS”.
Todo esto nos enseña, que antes de que otro lo sepa, eres tu, soy yo, somos tú y yo, quienes debemos estar seguros de QUIÉNES SOMOS, así de lo que SOMOS EN DIOS. Que si los demás lo ponen en DUDA, déjalos, pues no estamos para DEMOSTRARLE a satanás, ni a nadie más, lo que nosotros estamos CONVENCIDOS que SOMOS EN DIOS. Por eso el Apóstol Pablo nos llama a hacernos constantemente un AUTO-EXÁMEN DE LA FE, para probarnos a nosotros mísmos y no a LOS DEMÁS, si estamos o no EN LA FE. Así lo dice la 2 Carta a los Corintios 13:5:
“Examínense ustedes mismos, para ver si están firmes en la fe; pónganse a prueba. ¿No se dan cuenta de que Jesucristo está en ustedes? ¡A menos que hayan fracasado en la prueba.
Como véis, a esto se le llama IDENTIDAD EN DIOS, estar SEGURO DE TI MÍSMO, asi como de cuál es tu POSICIÓN en Dios; a tal punto que ningún viento de duda que te lanzen los demás, pueda REMOVERTE o HACER DUDAR de tu IDENTIDAD EN DIOS. Aleluya!.
Y todo esto lo decimos a fin de que SIGAMOS CRECIENDO, Bajo la Mísma Gracia.
Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.
Share This