No te AFLIJAS porque los tuyos, los de tu casa, los de tu tierra, NO TE VALORICEN, NO TE DEN TUS MÉRITOS, NO TE RECONOZCAN; porque los PROFETAS que no tienen honra en su propia casa, en su propia tierra, NO ES PORQUE EN SÍ NO LA POSEAN; sinó porque la mayor parte de los humanos no valoramos lo que tenemos y por eso el famoso dicho de que: “NADIE SABE O RECONOCE EL VALOR DE LO QUE POSEE, SINO HASTA QUE LO PIERDE”.

¿Recuerdas a Jesús, el que murió por ti y por mí, EL CABALLERO DE LA CRUZ?, a él también, ni los de su casa, ni los de su tierra, ni los que decían ser servidores de su padre Dios, reconocieron lo que él era.

Sus hermanos por ejemplo, no creían en él y los que decían servir al Dios su Padre, es decir, los religiosos de la época, tuvieron que crucificarlo en la cruz para entónces reconocer y poder decir: VERDADERAMENTE ESTE ERA EL HIJO DE DIOS, aunque ya lo habían crucificado.

Sólo sigue realizando tu buena obra con gozo, cumpliendo tu ministerio y haciendo obra de evangelista, de buen hijo, esposo, esposa, hermano, empleado, amigo, etc.; pues a quien al final tendremos que darle cuenta, el mandato que nos ha dado es el siguiente: NO SE CANSEN PUES DE HACER EL BIEN, QUE A SU TIEMPO SEGAREMOS, COSECHAREMOS, SINO DESMAYAMOS.

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo. Y todo lo decimos a fin que sigamos creciendo, BAJO LA MISMA GRACIA; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This