¡EL TREN DE LA FE!. La fe, en nuestra manera de definirla, ¡ES EL TREN, CON CAPACIDAD PARA UN SÓLO PASAJERO, QUE ERES TU, QUE SOY YO, QUE NOS TRANSPORTA A LA GRACIA DE DIOS, PERO QUE SE PONE EN MOVIMIENTO, SÓLO CON EL PESO, O EL COMBUSTIBLE QUE APORTAMOS, LLAMADO OBRA!. Así se nos deja expresado en Efesios 2:8-9: “Porque por GRACIA sois SALVOS, por MEDIO (El tren), de la FE”. Sin embargo, este TREN, que es la FE, resultará a su vez inefectiva, es decir, no lograremos ponerla en movimiento o acción, sinó, hasta que, como…

Share This