“EL ESPEJO DE DIOS”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

Puede decirse, sin lugar a mucha discusión, que el rey David fue el personaje, que en toda la historia de la biblia cometió el pecado más horrendo que cualquier ser humano pudiera haber cometido, tanto frente a Dios, como delante de los hombres. Sin embargo, es tambien, a la misma vez, el único personaje de la biblia, que aun habiendo cometido tan horrendo pecado, tenia su corazon segun el corazon de Dios, todo lo cual, desde el punto de vista del razonamiento humano, resulta completamente paradogico, hecho que al salmista en uno de los personales más controvertidos de la historia biblica. Sin embargo, que era lo que tenia David para que fuera considerado por el mismo Dios como el único hombre hecho conforme al corazon de su creador?.

La explicación y razón de todo esto lo encontramos en la pasión con la que expresaba David su deseo y determinación en amar y agradar a Dios, por encima de todas las cosas. En el salmo 51: 6 el salmista David habla de los gustos y preferencias del Dios a quien servia, cuando expresa: HE AQUÍ, TÚ AMAS LA VERDAD EN LO ÍNTIMO, Y EN LO SECRETO ME HAS HECHO COMPRENDER SABIDURIA. Y es este conocimiento que tenia David respecto de su Dios, lo que demuestra el amor que tenia por su Creador, pues David, como nosotros los seres humanos entendia, que cuando verdaderamente amas a alguien, debes demostrárselo brindándole y haciendo por esa persona amada, TODO LO QUE CONOCE es su agrado.

Es por eso que igualmente ora a su Dios en el Salmo 139: 23-24, de la siguiente manera: EXAMINAME, OH DIOS, Y CONOCE MI CORAZÓN; PRUÉBAME Y CONOCE MIS PENSAMEINTOS; Y VE SI HAY EN MI, CAMINO DE PERVERSIDAD Y GUÍAME EN EL CAMINO ETERNO. y continúa diciendo: Salmos 26: 2: ESCUDRÍÑAME, OH JEHOVÁ, Y PRUÉBAME, EXAMINA MIS ÍNTIMOS PENSAMEINTOS Y MI CORAZÓN. Porque ¿quién?, decía David, podrá entender sus propios errores; líbrame oh Dios, de los que me son ocultos.

De jovencito recuerdo yo que en una ocasión, mientras me encontraba orando fervientemente a Dios, a la vez que apretaba bien los ojos y marcaba bien con mis labios las palabras, como queriéndole expresar a Dios la sinceridad de mi corazón y palabras hacia él; y en mi lucha e interés por serle fiel, oraba de la siguiente manera: DIOS, AYÚDAME A SERTE FIEL y otra vez: DIOS, AYÚDAME A SERTE FIEL y por tercera vez: DIOS, AYÚDAME A SERTE FIEL; fue entónces cuando, al ver la insistencia de mi petición escuché su voz hablándome al corazón y mientras yo esperaba una respuesta complicada, acorde al nivel de complicación que entendía yo constituía mi petición, lo que recibi fue la más ocurrente, sorprendente, sencilla e inesperada respuesta que nadie jamàs hubiera imaginado recibir, El respondió sencillamente a mi corazón con las siguientes palabras: ¡OH, SÉME FIEL!

Tengo para decirte, de la experiencia del Rey David y la nuestra, que de todas las peticiones que se te ocurran hacerle a Dios, ninguna de ellas, por más apremiante que te parezca, puede por un lado veneficiar tanto tu vida y por el otro lado ser tan importante para Dios, como la peticion que le haces pidiéndole que te escudriñe y limpie, porque tú deseas serle fiel. De modo, que en tal sentido, puedes estar completamente seguro de que Dios se valerá de todos los medios posibles para que alcances ese nivel de fidelidad al que deseas llegar, hasta que lo logres. Por eso, el te hablará por medio de su palabra, por medio de sus profetas, a través de visiones y sueños o tal vez, como en mi caso, diciéndote sencillamente: OH SÈME FIEL.

Y la razón es, que el deseo de Dios es que tu te conviertas en un ESPEJO suyo en el cual el pueda alumbrarse y ver su propio rostro, pues tal y como tú yo al mirarnos al espejo no esperamos ver otra imagen diferente a la nuestra; Dios, de igual manera, desea que te conviertas en uno de sus espejos, de modo que al mirarte, pueda ver revelado en ti, su propio rostro, el mismo rostro e imagen de su amado hijo Jesucristo, quien ha venido a habitar en nuestro corazón y quien expresó: EL QUE ME HA VISTO A MI, A VISTO AL PADRE¡. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This