En el caso de la especie, el simple SENTIDO COMÚN conducirá a cualquiera a concluir en que:
Por la mísma razón de ser Dios, el que QUITA Y PONE REYES, (Daniel 2:21); si Su intención, voluntad o propósito fuera que sus HIJOS incursionaran o se involucraran en la POLÍTICA; entónces, todos los reyes y gobernantes de la tierra, fueran CRISTIANOS.
Pero no es así, porque como él sabe que hasta que Su Hijo Jesucristo no venga a establecer Su Reino aquí en la tierra, el mundo estará y permanecerá bajo la INFLUENCIA DEL MALIGNO, por lo cual, jamás pondría a ninguno de sus hijos en semejante peligro de destrucción.
Por lo cual, cuando Dios ha querido que algún politico o gobernante favorezca en algún sentido a su iglesia en la tierra, levanta a un CONSTANTINO; o le cambia el corazón a un Nabocodonosor para que exalte en el país su Santo Nombre, tal y como lo hizo en su discurso en el Libro de Daniel 4: 34-36, y que vale la pena compartir. Parte del discurso fue este:
Daniel 4:34-36
34 Pasado ese tiempo yo, Nabucodonosor, elevé los ojos al cielo, y recobré el juicio. Entonces alabé al Altísimo; honré y glorifiqué al que vive para siempre: Su dominio es eterno; su reino permanece para siempre.
35 Ninguno de los pueblos de la tierra merece ser tomado en cuenta. Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra. No hay quien se oponga a su poder ni quien le pida cuentas de sus actos.
36 Recobré el juicio, y al momento me fueron devueltos la honra, el esplendor y la gloria de mi reino. Mis consejeros y cortesanos vinieron a buscarme, y me fue devuelto el trono. ¡Llegué a ser más
poderoso que antes! 37 Por eso yo, Nabucodonosor, alabo, exalto y glorifico al Rey del cielo, porque siempre procede con rectitud y justicia, y es capaz de humillar a los soberbios.
En conclusión, si como cristiano todavía no eres capaz de comprender este simple y lógico análisis, entónces eres causa de PROFUNDA PREOCUPACIÓN.
Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo.
Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.
Share This