Una DISCIPLINA es un CASTIGO con AMOR que sólo lo puedan dar, los PADRES que AMAN a sus HIJOS, ó los buenos MAÉSTROS, para quienes su mayor gloria o logro es que sus alumnos aprendan su lección.

Si no ACEPTAS la DISCIPLINA con humildad, como parte del AMOR del que te la APLICA, eres o te comportas entónces, en el caso de un hijo para con su padre, como un BASTARDO y no como un HIJO. Y si en el caso del MAESTRO, tampoco la ACEPTAS con igual humildad, entónces eres un REBELDE destinado al FRACASO.

Dios es nuestro PADRE DE AMOR, si has ACEPTADO y CONFESADO a Su Hijos Jesús, como tu Salvador.

Por lo tanto, si nos consideramos HIJOS DE DIOS, aceptemos con HUMILDAD Su DISCIPLINA conscientes de que es parte del PAQUETE de su AMOR para con nosotros; porque sino la aceptamos y nos comportamos REBELDES, entónces somos BASTARDOS y no HIJOS.

Asi lo dice Hebreos 12:11: “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”.

Finalmente, es importante puntualizar y que estemos conscientes de que, PRIMERO: Que la causa por la que somos sometidos a DISCIPLINA, se debe a los errores que estamos cometiendo, o dicho de otro modo, cuando no estamos haciendo bien las cosas, o insistimos en hacer algo en contra de las instrucciónes que nos están dando nuestros tutores, maestros, padres, líderes; o las personas que saben de eso y SEGUNDO: Que la manera de saber si estamos aceptando, recibiendo, o no, la DISCIPLINA con HUMILDAD, es mediante nuestra aptitud frente a ella, o lo que es lo mismo, nuestra PACIENCIA en esperar, sin desesperación, que esta pase.

Porque hay DISCIPLINAS CORTAS y DISCIPLINAS LARGAS, de modo, que sea CORTA o LARGA, si la estamos aceptando o asumiendo con HUMILDAD seremos pacientes y esperaremos con PACIENCIA, hasta que esta pase y de ese modo somos bendecidos con los buenos frutos, las buenas y permanentes enseñanzas que ella nos deja.

Recuerda por lo demás, que “EL SEÑOR AL QUE AMA, DISCIPLINA, Y AZOTA A TODO EL QUE RECIBE POR HIJO”. (Hebreos 12:6).

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoreamehoy.com.

Share This