“DUEÑOS DEL REINO”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

La palabra de Dios, la biblia, en toda su extensión, desde el génesis hasta el apocalípsis, es una exquisita joya de vida, altamente provechosa para enseñar, redargüir e instruir en justicia a todo aquel que como a una fuente de agua de vida, con amor y sinceridad de corazón, se acerque a ella para saciar su sed. Sin embargo y como es natural, dependiendo tanto del carácter, la historia, la vida o la devoción del lector, habrán algunos pasajes, e incluso libros de las escrituras, que nos impactarán más que otros.

Entre esas escrituras que causan mucho impacto en todos los creyentes, se destaca EL SERMON DE LAS 9 BIENAVENTURANZAS dado por el Señor Jesús en el Capítulo 5 del libro de Mateo. Encontramos aquí, que la primera bienaventuranza corresponde a: LOS POBRES EN ESPIRITU, a quienes, de acuerdo al Señor Jesús, PERTENECE EL REINO DE LOS CIELOS. Resulta bastante curioso e interesante conocer, la similitud, el parentezco, que en tal sentido existe entre esta bienaventuranza y la declaración que hizo Jesús acerca de los niños, cuando refiriéndose a ellos, ordenó a sus discìpulos: DEJAD A LOS NIÑOS VENIR A MI Y NO SE LO IMPIDÁIS, PORQUE DE LOS TÁLES ES EL REINO DE LOS CIELOS.

Es de notar entónces, que en estas dos declaraciones hechas por el Señor Jesús, tanto la relativa a la bienaventuranza de LOS POBRES EN ESPIRITU, asi como a la herencia de LOS NIÑOS, el resultado o el premio otorgado a ambos, en ambos casos, queda en un mismo plano, es decir, en una misma categoria y los dos corren con la misma categoría de suerte, ¿cuàl suerte?, la suerte de que: DE ELLOS, O A ELLOS, PERTENECE EL REINO DE LOS CIELOS.

Dicho en otras palabras y para un buen entendedor basta y es clara la conclusión de que: UN POBRE EN ESPIRITU, es igual a un adulto en cuya mente y actuaciones no existe la malicia. Es decir, es por un lado, una persona SANA DE CORAZÓN Y MENTE y por el otro, de COMPORTAMIENTO TIERNO, AMOROSO, INOFENSIVO. Es en síntesis, una persona, que como dice el pueblo: COMO QUIERA QUE LO TIREN, o DONDE QUIERA QUE LO PONGAN, CAEN BIEN. En cambio, lo contrario a UN POBRE EN ESPIRITU y que valga aclarar, que no es UN RICO EN ESPIRITU, sinó UN ALTIVO DE ESPIRITU, a los cuáles dice la palabra que: DIOS MIRA DE LEJOS, es alguien que está basado en sus propios consejos, en su propia prudencia, su propio orgullo, etc.

Así es que, para concluir, si quieres ser contado entre los DUEÑOS DEL REINO, el consejo para lograrlo sale de la misma boca de nuestro Señor Jesucristo, el mismo que dijo que de los NIÑOS y de LOS POBRES EN ESPIRITU es el REINO DE LOS CIELOS, quien también nos dice: APRENDED DE MI, QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN y hayaréis descanzo para vuestras almas. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This