Una de las señales de que podría estar muy ESCONDIDO dentro de nosotros, un DIOS AJENO, es la SUPER SENCIBILIDAD a todo, es decir, cuando somos exageradamente CELOSOS de nuestras personas, del prestigio que respecto a nosotros mismo consiramos tener y que a veces ni siquiera tenermos, sino que por una falsa creencia, nos lo hemos vendido a nosostros mismos, todo lo cual lo escondemos o disfrazamos bajo el alegato de la llamada: ESTIMA PERSONAL, a consecuencia de lo cual nos OFENDEMOS muy fácilmente con todo, así como acumulamos todo tipo de rencores contra todas aquellas personas que nos ofenden, o que hasta sin ellos saberlo, nos ofendemos.

Es esa la razón por la que las Escrituras nos invitan a: NO TENER MÁS ALTO CONCEPTO RESPECTO DE SÍ, RESPECTO A NOSOTROS MISMOS, DEL QUE DEBEMOS TENER, SINÓ QUE AL CONSIDERAR NUESTRAS PROPIAS PERSONAS, LO HAGAMOS CON CORDURA, O LO QUE ES LO MISMO, CON BUEN JUICIO, TOMANDO COMO PATRÓN, LA MEDIDA DE FE QUE NOS HA SIDO DADA Y QUE DIOS REPARTIÓ A CADA UNO, (Romanos 12: 3).

Es esa la razón por la que debemos siempre, en lugar de ser EXTREMADAMENTE CELOSOS con nosotros mismos, que estemos o vivamos muy ATENTOS de nosotros mismos, no vaya a ser que dejemos crecer dentro nuestro a un PAVO REAL, a UN DIOS AJENO.

Que en ese mismo orden tengamos en cuenta el consejo de nuestro Señor Jesucristo, cuando nos dice: APRENDED DE MI QUE SOY MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN Y HAYARÉIS DESCANZO PARA VUESTRAS ALMAS. Así como el muy conocido principio bíblico de que: AL QUE SE ENALTECE, DIOS LO HUMILLA, PERO AL QUE SE HUMILLA, DIOS LO EXALTA.

En resúmen, que SEAMOS DE TAL MODO TAN HUMILDES, QUE EL ÚNICO MOMENTO EN QUE DEJEMOS DE SERLO, SEA CUANDO SE NOS OCURRA A NOSOTROS MISMOS, DECIR QUE LO SOMOS”, pues el único que con toda autoridad pudo decirlo, sin dejar de serlo, fue nuestro Señor.

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoreamehoy.com.

Share This