“DEBAJO DE LA HIGUERA”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.comimages-1

¿Qué practicamos nosotros en privado, que si las gentes se enteraran, podríamos escandalizar o hacer perder a muchos?. ¿Somos nosotros verdaderamente libres al grado de no temer en ningún momento ser sorprendidos haciendo algo que nos avergonzaria que los demás supieran, porque somos transparentes, carta leida de todos los hombres; en casa, en el trabajo, la iglesia, camino a ella o frente a millones de personas que nos estén mirando?.

PABLO GONFAOS PALOMARES, fue el histórico sacerdote cubano que popularizó la frase: DEBAJO DE ESTA SOTANA HAY UNOS PANTALONES Y DEBAJO DE ESOS PANTALONES HAY UN HOMBRE, TAN HOMBRE, COMO EL QUE MÁS.

Frase esta que compuso para darse a respetar frente a la gente, que por su condicion de sacerdote lo subestimaban, dejándoles saber que si lo provocaban, era capaz, no sólo de insultar al más elegante o respetado de ellos; sinó que también, en muchos de los casos, le encestaba a cualquiera una buena trompada en el hosico, aun cuando no fuera necesario. Es esa la misma frase que han seguido utilizando muchos hoy en dia; llámense éstos, sacerdotes, pastores, lideres, jueces, magistrados o simples cristianos, etc. unas veces, como una forma de ponerse o adelantarse a justificar cualquier reacción o pecado oculto; y otras veces, como un medio de advertirle a los demás, no sólo sobre su capacidad, sinó también sobre su disposición a reacionar o responder frente a cualquier provocación, igual que lo haría el más iracundo o débil de los humanos, sin importarle el titulo que obstenten o la función que desempeñen.

Es esta realidad humana la que como a cristianos o lideres nos invita a preguntarnos a nosotros mismos, respecto a lo que tenemos o llevamos puesto debajo de nuestras sotanas, de nuestra higuera, de nuestro nombre de cristianos, de pastores, evangelistas o maestros, etc. ¿Habrá debajo de nuestra higuera, apariencia, nombre o título, cualquiera que sea; algo igual o de mayor prestigio que la sotana, el título, la higuera o el nombre que llevamos por fuera?; o por lo contrario, ¿lo que llevamos debajo o por dentro, resulta tan vil, tan fariseico, sepulcral o vergonzozo, que ni siquiera nosotros mismos nos atrevemos a mirar debajo o hacia adentro de esa nuestra apariencia o titulo?.

¿O podremos nosotros, Dios y los demás, ver en cambio, debajo de nuestra higuera. Nombre, título o apariencia, lo mismo que vió el Maestro debajo de aquella higuera, en el capitulo 1 de Juan, a un VERDADERO ISRAELITA, A UN VERDADERO CRISTIANO, MINISTRO O PASTOR, EN QUIEN NO SEA HAYADO NINGÚN ENGAÑO, TAL Y COMO SE REFIRIO JESÚS, RESPECTO A NATANAEL?. ¿O nos hemos olvidado ya, por lo contrario, de que somos luz para el mundo, que no podemos andar en tinieblas; que la luz no se coloca debajo del almud, debajo de la mesa, sinó en un lugar visible y alto desde donde pueda alumbrar a todos?.

Recuerdo con mucha frescura, el anuncio televisivo patrocinado por un popular grupo religioso de nuestro pais, donde se presentaba a un niño caminando detrás de su padre, pisando de piedra en piedra, para no mojarse los pies al cruzar un rio. Ya cuando se encontraban a mitad del rio, el padre, cuidadoso, se detiene y dirigiéndose a su hijo le dice: TEN CUIDADO HIJO DONDE PISAS, PORQUE HAY ALGUNAS PIEDRAS RESBALADISAS, a lo que el hijo le respondió: TEN CUIDADO TU PAPI, PORQUE YO VOY PISANDO EXACTAMENTE, DONDE TU PISAS. Hoy vengo para recordarte, que como cristiano y muy especialmente como líderes, estamos llamados, como el padre de la anecdota, a no pisar en piedras resbaladizas, durante el cruce o caminar de nuestra vida cristiana, muy especialmente nuestro liderazgo, tomando en cuenta, que detrás nuestro y sin saberlo, viene pisando siempre sobre las mismas piedras o huellas, uno, que otro NIÑO ESPIRITUAL, quien en silencio, como el hijo a su padre, nos grita: TEN CUIDADO LIDER DONDE PISAS, PORQUE YO VOY PISANDO, DONDE TU PISAS, SIGUIENDO ADEMÁS, LAS HUELLAS QUE EN TU CAMINAR VAS DEJANDO.

¿Qué habrá debajo de nuestra higuera?, habrá un VERDADERO CRISTIANO EN EL CUAL NO HAY ENGANO, o llevamos debajo a un viejo, pero vivo hombre con sus pasiones y deseos, dispuesto a exibir, desvergonzadamente, lo que debajo de esos pantalos hay?. Ten cuidado de ti mismo, de la doctrina y de lo que has aprendido y persiste en ello, pues haciendo esto te salvarás a ti mísmo y a los que te oyeren. Fíate de Jehová de todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia, reconoce a Dios en todos tus caminos y el enderezará tus veredas. Más y Más Bendiciones, Bajo la Misma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This