Cuidado con muchas cosas, pero muy especialmente cuidado con el lugar que ocupa en tu vida el dinero.

Una de las razones es la siguiente.

Todos los que llegaron a ser DISCÍPULOS DEL SEÑOR, fue porque Jesús los invitó usando esta palabra: SÍGUEME.

Sin embargo, a todos los que Jesús le dijo: SÍGUEME, pero pusieron alguna excusa delante, todos ellos perdieron esa gran oportunidad y privilegio de ser contados como DISCÍPULOS DEL SEÑOR.

Por poner algunos ejemplos, en Lucas 9:59, Jesús le dijo a uno: SÍGUEME, pero este le respondió: DÉJAME QUE VAYA PRIMERO Y ENTIERRE A MI PADRE.

En la misma ocasión y momento otro se ofreció a seguir al Señor poniéndole la siguiente condición: “PERO DÉJAME QUE ME DESPIDA DE LOS DE MI CASA”, (Verso 61).

Como vemos, ninguno de éstos pudieron seguir al Señor en razón de haberle puesto condiciones para seguirle.

Pero de todos estos ejemplos, sin embargo, me llama fuertemente la atención el caso de un hombre PRINCIPAL, quiere decir, IMPORTANTE DE LA SOCIEDAD, quien llamando BUENO al Señor, se introdujo con la pregunta de qué tenía él que hacer para ENTRAR EN EL REINO DE DIOS, a lo que Jesús le respondió, SABES LOS MANDAMIENTOS, y él le respondió: NO SÓLO QUE LOS CONOZCO, SINO QUE TODOS LOS HE GUARDADO DESDE MI JUVENTUD, a lo que Jesús le dijo: SÓLO TE FALTA UNA COSA: “VENDE TODO LO QUE TIENES, DALO A LOS POBRES Y TENDRÁ TESORO EN EL CIELO Y VEN Y SÍGUEME.(Lucas 18:18-30).

Dicen los versos 23 y siguientes, que el hombre se puso MUY TRISTE, porque era MUY RICO; razón por la cual NO PUDO, mejor dicho, NO TUVO EL CORAGE, LA VALENTÍA DE RENUNCIAR A TODO PARA SEGUIR AL SEÑOR, no obstante haberle el Señor ofrecido algo mucho mejor que LAS RIQUEZAS que poseía, pues le dijo: SI LO DEJAS TODO, PRIMERO: TENDRÁSTESOROS EN EL CIELO y SEGUNDO, TE DARÉ LA MEJOR E HISTÓRICA OPORTUNIDAD DE TU VIDA Y QUE ES: “EL SER CONTADO ENTRE MIS DISCÍPULOS”.

Fíjese de lo que es capaz de hacer “EL AMOR AL DINERO”. Primero te impide obtener cosas mucho mejores, mucho más valiosas, como son, “TESOROS EN EL CIELO” y Segundo, la bendición de ser contado entre los que SIGUEN AL SEÑOR.

Así es que, ten cuidado con el lugar que ocupan muchas cosas en tu vida, pero muy especialment el DINERO.

Sólo piensa esto, que si tienes alguna fortuna, algún buen dinerito guardado en el banco, o muchas poseciones, es posible que Dios NUNCA TE LAS PIDA; pero de lo que sí debes estar seguro, consciente y claro es, de: ESTAR DISPUESTO a entregárselo sin pretexto, SI EL TE LO PIDIERA, pues de todos modos, si él, Dios, te lo pidiera, es porque te va dar, es porque te va a recompensar con algo mucho más valioso de lo que material y espiritualmente tienes.

Jesús lo concluyó de esta manera, versos 29 y 30: “NO HAY NADIE QUE HAYA DEJADO TODO, TALES COMO: MADRE, HIJO, MUJER, HEREDAD, etc. por causa de mí, que no haya de recibir mucho más en este mundo y como pago final: “LA VIDA ETERNA”.

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoréamehoy.com.

Share This