Trátalo, o lo que es lo mísmo, INTÉNTALO, pero inténtalo con humildad y sinceridad, pero cuando NO SE PUEDA, NO INSISTAS, porque “CUANDO NO SE PUEDE, NO SE PUEDE”; porque las Escrituras nos ordenan e instruyen para que, cuando de nosotros dependa, “que estemos en paz con todas las personas”.

Eso significa que si tu has tratado de hacer las pases con alguien con quien has tenido algún altercado o diferencia, pero esa persona, no obstante el esfuerzo que tú has hecho por hacer las pases con él, o con ella, aún así SE NIEGA; entónces SUÉLTALO, o SUÉLTALA, pero SUÉLTA A ESA PERSONA YA, y no sigas cargando con ningún sentimiento de culpa, puesto que tú has estado haciendo lo que las Escrituras mandan y que es hacer lo que de tu parte corresponde para hacer las pases con tal persona.

En otras palabras, no insistas, queriendo, como dicen las gentes, “SER MÁS PAPITA QUE EL PAPA”.

Y no insistas porque entónces el problema lo tienes tú, ya que con tu insistencia, no obstante la NEGACIÓN de esta persona a estar en paz contigo, lo que estás demostrando es que tienes o sufres, respecto a tal persona, ALGUNA DEPENDENCIA EMOCIONAL,todo lo cual puediera arrastrarte a una actitud SERVIL y eso a Dios no le agrada, pues estarías sufriendo de algún trastorno ESPÍRITU-EMOCIONAL, con lo cual estarías en peligo o riezgo de llegar a hacer cosas desagradables a Dios y en tu propio perjuicio, con tal de mantenerte en paz con alguien QUE SE NIEGA a estar en paz contigo. Recuerda, AMA A TU PRÓJIMO COMO A TI MÍSMO, y ese “COMO”, significa “IGUAL”, NI MÁS, NI MENOS.

Recuerda por lo demás, que el ÚNICO IMPRESCINDIBLE en tu vida, como cristiano (a), tiene Nombre y se llama Jesús, el cual dijo: “SEPARADOS DE MÍ, NADA PODRÉIS HACER”, (Juan 15:5); y si él, que es el IMPRESCINDIBLE en tu vida, nunca se ha negado a estar en paz contigo, todo lo contrario, ofrendó en la Cruz Su vida para RECONCILIARTE A TI CON ÉL Y CON SU PADRE DIOS, ¿por qué tienes que estarle rogando o mendigando amistad o paz a alguien que se NIEGA?

Y recuerda, que todo lo decimos, para que SIGAMOS CRECIENDO, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This