Un “CRISTIANO MADURO”, AQUEL que ha superado la etapa de la IGNORANCIA DE LAS ESCRITURAS, nunca usará PALABRAS DE INSULTO O MALDICIÓN, ni siquiera contra el mismo diablo, tales y como escuchamos a algunos predicadores y hermanitos cristianos llamarle: DIABLO SUCIO, ASQUEROSO, RABO PELAO, MALDITO DIABLO, etc.

Y esto no debe hacerse, no para guardarle, o mucho menos porque le debamos a satanás, que el Señor lo reprenda, algún respeto, sino por el AMOR y temor, debidos al Senor Jesús, al ÚNICO al que si le debemos toda HONRA, RESPETO, ADORACIÓN y OBEDIENCIA, y QUIEN nos ha ordenado por las Escrituras, que no cometamos tal error e IGNORANCIA , tal y como se relata en el Libro de Judas 1: 8-10 y cito:

“8 No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.

9 Pero cuando el arcángel Miguel CONTENDÍA con el DIABLO, disputando con él por el cuerpo de Moisés, “NO SE ATREVIÓ” a PROFERIR “JUICIO DE MALDICIÓN CONTRA ÉL”, sino que dijo: “El SEÑOR TE REPRENDA”.

10 Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales.

Por demás, las ocasiones en que el mismo Jesús se refirió a satanás, unas veces lo llamaba “Principe de este Siglo” y lo peor que llego a llamarlo o referirse a él fue: “MENTIROSO Y PADRE DE MENTIRAS”.

Y en las ocasiones en que tuvo que enfrentarlo simplemente lo reprendía, no con insultos, sino diciéndole solamente: “BETE DE MI SATANÁS.

Y la razón por la que tal vez Dios nos prohíbe esto es, porque cuando le decimos cosas lindas a Dios, tales como Padre Bueno, Dios Compasivo, Bello, Misericordioso, con tales palabras lo alabamos, lo adorados a ÉL, porque todo eso y muchos más es lo que Él es. Pero cuando pronunciamos palabras de maldición contra satanás, com diablo sucio, rabo pelao, etc. lo que estamos haciendo es alabándolo porque eso es lo que es el y en eso el se goza porque es un ser SÁDICO y no hay cosa que cause tanta satisfacción y complacencia que a un sádico cuando se dice de él que es el más perverso y sádico de los conocidos. Yo conocí por ejemplo a un jovencito amanerado, a quien en el trabajo los demás muchamos tratando de burlarse de él le llamaban niña. Una vez le pregunté por qué el no se quejaba de eso, a lo que me respondió: !PORQUE ME GUSTA, PORQUE ESO ME HACE SENTIR REALIZADO!. Y digo yo, que el Señor reprenda al diablo.

Y por por último escuchamos incluso en una ocasión al mismo Dios reprendiendo a satanás con palabras como: “OH SATANÁS, JEHOVÁ TE REPRENDA”, (Zacarias 3: 2).

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo.

Y todo lo decimos a fin de que sigamos CRECIENDO, Bajo la Misma Gracia, asi como para que como pueblo instruido de Dios, no perezcamos por falta de conocimiento. Daniel E. Mercedes; Pastoreamehoy.com

Share This