El Dios que ha separado las aguas de muchos arroyos, riachuelos y rios en el transitar de tu vida o ministerio, a fin de que los pasaras en seco para traerte al sitial donde te encuentras, es el mismo que volverá a abrir frente a tus ojos, y para que igual pases en seco, ese mar rojo que ahora está frente a ti, y del otro lado del cual se encuentra esa TIERRA PROMETIDA, ese sueño gigantezco que ha puesto Dios en tu alma y corazón.

Solamente no te frustes y sólo sigue esforzándote, como muy bien lo has hecho hasta ahora, en cumplir con Los mandamientos y ordenanzas que a través de Su Santo Espiritu te da Dios; y ya veráss o seguirás viendo, cómo tu Dios te seguirá abriendo frente a tus ojos, caminos al andar.

Recuerda a Gedeón, pues como Dios hizo con él, tambien contigo lo hará, pues la victoria no está en la multitud de los que digan apoyar tu visión, sino que con los pocos 300, tal vez 10, 15 o 20 escogidos por Dios, pero en Los cuáles como a ti, ha puesto Él, CORAZONES PÚRPURA embarazados con tu visión y los cuáles estarán listos para dar a luz junto a ti, esa tu gran vision, una vez se encuentren seguros al otro lado de ese gigantezco mar.

Esfuércese tu CORAZÓN y recobra ánimo, porque LARGO CAMINO TE RESTA y porque el que puso en tí ése sueño y comenzó contigo la obra, el mismo que tambien es EL DUEÑO de la obra, es el que la perfeccionará, pues muy bien sabe Él, como dueno que es, que no es si no el EL OJO DEL DUENO, EL QUE ENGORDA AL CABALLO.

Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO EN TODO.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Misma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoreamehoy.com

Share This