“CONCIENCIA OCULTA”. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

Dice el libro de los hechos capìtulo 23, versos 1 y 2. Que habiendo sido Pablo llevado ante el concilio para ser juzgado por predicar acerca de Jesucristo, el sumo sacerdote Ananías ordenó golpearle en la boca, por el hecho de haber dicho, al inicio de su defensa, que habia vivido CON TODA BUENA CONCIENCIA delante de Dios.

Esta soberbia acción del sumo sacerdote de ordenar golpear al Apóstol, puso en evidencia, no sòlo su hipocresía religiosa, sinò también, su verdadero estado espiritual, bien comparado, como le dijo el Apóstol Pablo, a un sepulcro blanqueado. Esta hipocresía, ceguera y suciedad espiritual del sacerdote, eran las que le impedían comprender y mucho menos aceptar, que el vivir con una BUENA CONCIENCIA ante Dios, no sólo, que era posible, sinó que además, es algo que requiere Dios a todo el que desee ser considerado su hijo. Asi lo expresa el verso 15, del capitulo 2 de la 2nda carta a Timoteo: PROCURA CON DILIGENCIA PRESENTARTE A DIOS APROBADO, COMO OBRERO QUE NO TIENE DE QUÉ AVERGONZARSE, QUE USA BIEN LA PALABRA DE VERDAD.

Respecto a la conciencia, si la relacionamos con el pecado, podriamos encontrar tantos tipos de ella, como tipos de pecados existan. En la ocasión, al tipo de conciencia al que nos queremos referir la hemos nombrado: CONCIENCIA OCULTA. Pero, ¿qué es en si, la conciencia? En tèrminos sencillos, podriamos definirla como: EL JUICIO DE APROBACIÓN O DESAPROBACIÓN INTERNA, QUE RESPECTO DE ALGO SE HACE CADA INDIVIDUO Y MEDIANTE EL CUAL SE ENCUENTRA O JUZGA UNO, A UNO MISMO, CULPABLE O INOCENTE. Bueno es aclarar, que todo aquello que la biblia expresamente señala como pecado, será pecado, sin excepción, para todos. Es el caso, por ejemplo, del adulterio, que aunque como todo pecado, afecta a la conciencia, no es un pecado dejado a la conciencia, por cuanto, de acuerdo a las escrituras, cualquiera que lo cometa, peca. Esto significa, que tu no puedes estar cometiendo adulterio y querer justificarte, diciendo que tu conciencia no te condena.

En cambio, un PECADO DE CONCIENCIA es aquèl, que aunque la biblia no lo nombra como pecado, sin embargo, si cada vez que lo cometes te sientes reprendido por tu conciencia, entonces, en tu caso particular, si lo haces pecas, aunque la biblia no lo condene. Asi es que, si piensas, por ejemplo, que ofendes a Dios poniéndote un brazalete, no te lo pongas, porque si te lo pones pecas, por cuanto eres reprendido por tu conciencia; pero tampoco juzgues al que se lo pone, porque igual ofenderias a Dios, ya no por tu conciencia, sino por juzgar al hermano, para quien usar un brazalete no es pecado. Asi lo dicen las escrituras: Romanos 14: 22: Bienaventurado el que no se CONDENA asi mismo en lo que aprueba. Romanos 14: 5: Uno hace diferencia entre dia y dia; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente. En otras palabras: DÉJALO TRANQUILO MIGUELITO Y ATIENDE A LO TUYO, QUE DIOS NO TE HA NOMBRADO A TI COMO JUEZ.

Pero volviendo a la CONCIENCIA OCULTA, podrìamos definirla como aquella que aún estando dentro de ti, por toda tu vida, todavìa no la conoces, por cuanto no se han dado las circunstancias imprevistas o hechos no experimentados, que la hagan despertar o poner de manifiesto.

Es el tipo de conciencia o de pecado, por ejemplo, al que se refiere el Salmista David, cuando dice: Salmos 19: 12: ¿QUIÉN PODRÁ ENTENDER SUS PROPIOS ERRORES?. LÍBRAME DE LOS PECADOS QUE ME SON OCULTOS. Ponemos un ejemplo: Lo has visto en la televisiòn, pero nunca te ha ocurrido a ti, que hayas encontrado a la trabajadora de tu casa maltratando al bebe que le has confiado a su cuidado.

Por lo tanto, desconoces cuàl seria tu reacción, y en consecuencia, el pecado o la conciencia oculta escondida dentro de ti, que habrìa de ponerse de manifiesto, si algo similar te ocurriera a ti; aunque ya de antemano, sin experimentarlo, por lo que pasa por tu mente al ver algo asi, podrías tener una idea, una imagen mental y fotografica de cómo reaccionarías en tales circunstancias.

Esa CONCIENCIA NUESTRA OCULTA es la causa por la cual Dios nos somete muchas veces a diversas pruebas, no para conocer quiénes sómos, pues el sabe muy bien, no sòlo lo que somos, sinò también, lo que serìamos capaces de hacer si nos viéramos en ciertas circunstancias.

Dios conoce nuestros pensamientos aún antes de que lleguen a nuestra mente, ya el los ha visto, pero nos somete a ciertas pruebas a fin de que, a través de la prueba, nosotros descubrados esa mala conciencia o pecado oculto profundamente arraigado en lo profundo de nuestro ser y que sólo se ponen de manifiesto en ciertas pruebas o circunstancias, para que una vez descubierta nuestra maldad, entónces hagamos uso del libre albedrio que nos ha otorgado Dios y en consecuencia, procedamos a rechazar y arrepentirnos de tales males que habian estado ocultos en lo profundo de nuestro ser, como UNA MALA Y OCULTA CONCIENCIA DE PECADO. Más Bendiciones, Bajo la Misma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes.

Share This