No es necesario, tampoco es para nosotros conveniente, pedirle a Dios PERDÓN, MÁS DE UNA VEZ, POR UN MISMO PECADO; pues el PERDÓN NOS LLEGARÁ AUTOMÁTICAMENTE, cuando definitivamente HAYAMOS ELIMINADO DE NUESTRAS VIDAS esa mala práctica.
 
Así lo dice Dios en Su Palabra: ARREPENTÍOS Y CONVERTÍOS, PARA QUE VUETROS PECADOS SEAN PERDONADOS. En otras palabras, nuestros pecados no quedarán PERDONADOS POR DIOS, SINÓ HASTA QUE NOS APARTEMOS COMPLETAMENTE DE ÉL.
 
¿Cómo entónces vamos a pedir u orar a Dios al respecto, cada vez que cometamos la misma falta?. La oración SABIA y ADECUADA es: “SEÑOR, HE VUELTO A COMETER LA MISMA FALTA, POR LO CUAL TE PIDO QUE DES LAS FUERZAS PARA APARTARME DEFINITIVAMENTE DE ELLA.
 
Así, cuando te hayas apartado, EL PERDÓN DE DIOS SE PRODUCIRÁ AUTOMÁTICO EN TU VIDA, SIN QUE TENGAS QUE VOLVER A PEDIRLE PERDÓN POR TAL FALTA, pues a él no lo conmueven nuetrás lágrimas o remordimientos, si tras éso no se produce en nosotros un cambio, una CONVERSIÓN, pues lo que él busca en nosotros es que NOS APARTEMOS DEFINITIVAMENTE DEL MAL despojándo así a Satanás de acusarnos diariamente ante él, por nuestras faltas no corregidas.
 
Mucho menos conveniente es PROMETERLE A DIOS NO VOLVERLA A REPETIR, cuando sabes que lo volverás a hacer. Esto es muy peligroso por dos razones:
 
PRIMERO: AL NO CUMPLIRLE A DIOS TU PROMESA, HABRÁS AÑADIDO OTRO PECADO AL QUE YA HAS COMETIDO, EL PECADO DE PROMETERLE A DIOS ALGO Y NO CUMPLIRLO.
 
SEGUNO: Lo más importante, cada vez que le pides a Dios perdón por una misma falta y a la vez le PROMETES NO VOLVERLO A REPETIR, pero VUELVES a repetirla, lo que estás haciendo es DESCALIFICÁNDOTE MORALMENTE A TI MISMO, FRUSTRÁNDOTE A TI MISMO, Y FINALMENTE PROVOCANDO QUE TU MENTE SEA AFECTADA, MEJOR DICHO, ATROFIADA. POR CAUSA DE TU REINCIDENCIA SIN CAMBIO EN TAL CUAL FALTA.
 
Lo que me prometas, dice Dios, no tardes en cumplirlo, porque Dios no se AGRADA de los INSENSATOS. Asi lo dice textualmente Eclesiastés 5:4:
 
“Cuando haces un voto a Dios, no tardes en cumplirlo, porque El no se deleita en los necios. El voto que haces, cúmplelo”.
 
Y recuerda, el perdón no viene sinó cuando después del ARREPENTIMIENTO, viene EL CAMBIO, el NO VOLVERLO A REPETIR.
 
Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO EN TODO.
 
Y todo, para que SIGAMOS CRECIENDO, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E.Mercedes; Pastoréamehoy.com.
Share This