Cuando Jesús dijo, que si no somos como niños, no podremos entrar en el Reino de Los Cielos, lo que nos estaba diciendo es, que si no estamos dispuestos a transitar el camino de fe a su manera, a la manera de él, en lugar de a la manera nuestra, jamás podremos tener entreda al Reino de Los Cielos. Es tambien lo mismo quizo significar, cuando en el libro de Mateo 16:24, nos dejó los primeros tres requisitos o condiciónes calificativas para llegar a ser un DISCÍPULO RECONOCIDO POR ÉL, a saber:

A) NEGARNOS A NOSOTROS MÍSMOS, en otras palabras, que no es como yo quiero, como yo pienso, que no es a mi manera, sinó a la manera de Dios.

B) TOMAR NUESTRA CRUZ CADA DÍA. (Cada uno, como dicen por ahí, tiene su prueba particular a cuesta, la cual según Jesús, debemos llevar, no sólo con paciencia, sinó con gozo y cada día.)

C) SEGUIRLO A ÉL. (Muy importante, porque ya él nos lo había advertido, que en los postreros días, los tiempos en que vivimos, se levantarían muchos hablando en Su Nombre, pero que serían falsos cristos, por lo que deberíamos cerrar nuestros oídos para dejar de escucharlos o seguirlos a ellos, y decidirnos por seguir rectos mirándolo a él, puestos los ojos en Jesús, el Autor y Consumador de nuestra Fe, porque no fué otro, sinó Jesús el que pagó por nosotros en la cruz del calvario, por lo tanto, sólo él y nadie más que Él, tiene el derecho legal para trazarnos la ruta a que debemos seguir y que está ya marcada, sin que le falte nada, en Su Santa Palabra).

Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO EN TODO.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.

Share This