“CIGÜEÑAL” (TESTIMONIO). Pastoréame Hoy; D. Mercedes, Ministries.

No me diga usted nada, ya lo imagine fungiendo el ceno, arrugando las cejas al ver el tema y preguntándose asimismo a la vez, en un buen dominicano: PERO BUENO, Y ESA NO ES LA PIEZA DE UN CARRO!. Pues si, quiero decirle, el CIGÜEÑAL es como el corazón en el motor de cualquier vehiculo motorizado; así es que el tema,  se que le sorprende, pero es que el siguiente testimonio esta relacionado con esta pieza llamada: “CIGÜEÑAL”

Resulta que nosotros tenemos en la Republica Dominicana a un familiar a quien se le fundió el motor de su vehiculo, por lo cual tenían que cambiarle al motor de dicho vehiculo esa importante pieza llamada CIGÜEÑAL y cuyo precio en la Republica Dominicana, por el tipo de vehiculo de que se trata, era demasiado costoso, por lo cual se valieron de nosotros para conseguirla aquí en Estados Unidos. Después de muchas vueltas, porque también aquí escaseaba, al fin conseguimos comprar una, pero cuando nos dispusimos a enviarla para Santo Domingo, resulto que el costo de envío de dicha pieza, añadido al pago de impuestos aduanales, por el peso de dicha pieza, resultaba, exageradamente costoso, por lo cual calculamos que salía mas económico si el familiar pagaba un pasaje y venia a recogerla. Eso hicimos, realizaron el viaje en busca de la pieza y todo muy bien, hasta el momento en que el mecánico se dispuso montarla. Para sorpresa de todos, nos habían dado la pieza equivocada, así es que imagínense ustedes el grado de frustración y desesperanza que provoco en todos nosotros esa mala noticia. Después de las primeras reacciones de aflicción comenzamos a buscar soluciones para resolver el problema de la pieza. Imagínese usted, el costo de envío de regreso de dicha pieza a los estados unidos, añadido al costo de volverla a enviar para Santo Domingo, mas los impuesto, eso implicaba que dicha pieza vendría saliendo al triple de su costo original, en el caso de que no hubiéramos tenido que reemplazarla. Así es que después de muchos cálculos decidimos que la vía mas económica y rápida era comprando de nuevo un pasaje para traer dicha pieza, cambiarla y regresarla inmediatamente;pero eso implicaba también un sacrificio muy alto, por lo que entramos en uno de esos momentos cuando se nubla la mente por la imposibilidad material de regresar la pieza, cambiarla y llevarla de nuevo. En medio de tal tribulación comenzamos a orar por una solución, pero nada resultaba, hasta que conversando dicho familiar con otra hermana de su iglesia al que le contaba el problema, dicha hermana interrumpió y dijo: HERMANA, YO TRABAJO EN UN AEROPUERTO PRIVADO Y DECLARO QUE ESA PIEZA VOLVERÁ A ESTADOS UNIDOS CON UNO DE ESOS PILOTOS QUE ATERRIZAN ALLÁ, ASÍ ES QUE ORE A DIOS PORQUE VOY A COMENZAR A HACER LAS DILIGENCIAS. La hermana se fue a su trabajo y ni tonta ni perezosa comenzó a hablar con todos los pilotos que veía y todos se negaban poniendo sus respectivas excusas. La hermana siguió insistiendo hasta que encontró a uno que le dijo sencillamente: CLARO QUE SI, YO TE LA LLEVO Y VOY MAÑANA PARA ALLÁ. así es que imagínense usted lo que paso, dicha pieza fue traída a Estados Unidos por dicho piloto, en un JET PRIVADO y en el mismo JET PRIVADO, regresara la nueva pieza a Santo Domingo y lo mas grande, sin costo alguno. Esa es la manera misteriosa en que trabaja nuestro Dios, a el le gusta sorprendernos con respuestas a  nuestros problemas, jamás imaginados, y de que manera y a que altura.  Esto nos confirma una vez mas que para Dios, nada, absolutamente nada es difícil o imposible y que El hace como El quiere, el obra por senderos misteriosos que jamás nosotros imaginamos y mucho menos entendemos.  Así es que la próxima vez que tengas un problema, si lo pusiste en manos del Señor, espera, ora y espera, porque El resolverá a su manera y no tratemos de ayudarle a el, lo cual es una manifestación disfrazada de nuestra duda, cuando nuestra mente nos indica que se han agotado todas las posibilidades. Una vez mas se confirma, que para Dios y para el que en El confía, TODO ES POSIBLE, SI PUEDES CREER, SI PUEDES CONFIAR, SI PUEDES ESPERAR. Benciones, Bajo la misma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ D. Mercedes, Ministries.

 

 

 

 

 

 

 

Share This