La Biblia dice que nosotros, como Iglesia, como Esposa de Cristo, que tenemos SU MENTE, (1 Corintios 2:16), somos LA SAL, el SAZÓN del mundo, de la SOCIEDAD, (Mateo 5:13).
De modo, que si nosotros somos “EL SAZÓN”, entónces “LA SOCIEDAD” y los que la dirigen, “LOS POLÍTICOS”, vienen siendo en paráfrasis, “LA CARNE”.
Nosotros, en consecuencia, como “SAL”, estamos para “CONSERVAR A LA CARNE”, esto es, parafraceando, “A LA SOCIEDAD”, a los “POLÍTICOS, PARA QUE NO SE PUDRAN”; y a la misma vez, para darle SABOR, para que los POLÍTICOS no le causen a la sociedad MALES ESTOMACALES, con su manera corrupta de gobernar.
Estamos, como Iglesia, para ARROJAR luz y para darle dirección de parte de Dios, a la SOCIEDAD, a los POLÍTICOS, porque “DONDE NO HAY PROFECÍA, EL PUEBLO SE DESENFRENA”. (Proverbios 29:18).
De modo, que si abandonamos nuestro papel de SAL, DE SAZÓN, DE PROFETAS Y NOS CONVERTIMOS EN POLÍTICOS, ¿a quiénes van ellos entónces a consultar?.
Si nosotros abandonamos o descuidamos el papel profético para el cual hemos sido llamados por Dios en la sociedad en que vivimos, entónces nos DESCARRIAREMOS O DESENFRENAREMOS JUNTAMENTE CON EL PUEBLO, y eso no es lo que quiere Dios para su pueblo.
Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo.
Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes; Pastoréamehoy.com.
Share This