BUENAS NOTICIAS PARA TI. Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

A ti que has librado una feróz lucha por serle fiel a Dios, pero que has encontrado el proceso, como cuando se está escalando un poste (un palo), encebado, engrasado; que cuando crees que estás a punto de alcanzar, conquistar y tomar la bandera; encuentras que el cebo, que el aceite embarrado en el poste, ligado a tu esfuerzo de subir, hace que desciendas y no lo logres.

Recuerdo, que cuando yo estaba en el apogeo de mi juventud y ardiente deseo de consagrar a Dios mi vida, le decía a Dios en oración, rogàndole, con lágrimas en los ojos, apretando bien los labios y los ojos, como se pone uno, y con un esfuerzo extraordinario envuelto en mi rogativa y bañado en mis lágrimas y demás, le decía: ¡SEÑOR, AYÚDAME A SÉRTE FIE¡, y otra vez, ¡SEÑOR, AYÚDAME A SÉRTE FIEL¡, hasta que en medio de mi rogativa escuché la dulce y pausada voz de Dios que me susurraba y respondía con unas palabras tan simples como: ¡OH!, SÉME FIEL!.

Esta respuesta fue para mi una gran sorpresa, pues cuando yo esperada una voz de trueno y compasiba, algo asi, como: ¡SI MI HIJO, TE VOY A AYUDAR ACABO DE ENVIARTE UNA LEGIÓN ÁNGELES, QUIENES A PARTIR DE ESTE MOMENTO TE LEVANTARÁN LOS BRAZOS COMO A MOISÉS, PARA AYUDARTE A SERME FIEL¡. Mientras yo esperaba una respuesta como la que acabo de narrar, en cambio, fue tan simple su respuesta, que me dejó estupefacto, sorprendido ensimismado, boca abierto, anonadado con sus palabras tan simples como: ¡OH, SÉME FIEL¡.

Desde ahi en adelante aprendi, que el serle fiel a Dios no es nada imposible, ni complicado. Asi lo pude entender cuando me fue revelada la palabra en el libro de proverbios, cuando dice: Prove. 3: 5-6: “FÍAJE DE JEHOVÁ DE TODO TU CORAZÓN Y NO TE APOYES EN TU PROPIA PRUDENCIA, RECONÓCELO EN TODOS TUS CAMINOS Y EL ENDEREZARÁ TUS VEREDAS. Pude comprender que nadie le puede ser fiel a Dios por si mismo, por su propio esfuerzo, por sus propias fuerzas, que no se trata de una AUTOSUGESTION MENTAL.

Que en realidad cuando le somos fieles a Dios, realmente no somos nosotros quienes le somos fieles, sinó que es Él mismo, quien se es fiel Asímismo, en nosotros, o a travès de nosotros. Porque ya no somos nostros quienes vivimos, sinó Cristo en nosotros; Para que la gloria toda sea de Dios y no de nosotros.

Esto se confirma en filipenses 4:13, cuando dice: TODO LO PUEDO !EN CRISTO!, PORQUE !EL!, ME FORTALECE. Dicen además las escrituras, venid a mi con todas tus cargas, tus debilidades y YO, DIOS, TE HARÉ DESCANZAR, YO SOY, DICE DIOS, EL QUE HARÉ QUE ME SEAS FIEL. Que nuestra única aportación es rendirnos a Él, dándole la oportunidad para que Él trabaje o haga en nosotros su trabajo; algo asi como cuando el médico te está operando, tu no tienes que hacer nada, sólo quedarte quieto, rendido, entregado a sus manos expertas.

Con la diferencia, entre el caso de Dios y del médico, que mientras el médico te anestesia para inmobilizarte, Dios deja te deja ésa parte a ti, pues el quiere que seas tú concientemente que decidas estarte quieto, mientras Él realiza en ti su OBRA MAESTRA. El sólo nos requiere que nos dejémos llevar, que dejémos que sea el Espíritu de Dios quien trabaje en nosotros. Dios dice: DIGA EN DÉBIL, FUERTE SOY, ¿por que? y ¿para qué?, porque nuestra fortaleza viene de Dios y no de nosotros; para que la gloria y la excelencia del misterio corresponda a Dios y no a nostros, quien nos lleva de Triunfo en Triunfo y Gloria en Gloria, hasta que logremos alcanzar la estatura de un VARÓN PERFECTO que es CRISTO EL SEÑOR. Más y Más Bendiciones, Bajo la Míma Gracia; Daniel E. Mercedes, Pastoreamehoy.com.

Share This