Una prueba inequívoca de nuestra “FALTA DE FE”, es ponerse o dedicarse uno a “IMAGINAR” lo que Dios es capáz de hacer, para sacarnos de la situación apremiante en que nos encontramos.

Una prueba inequívoca de que realmente “TENEMOS FE”, es que “NO POSTERGAMOS” en hacer lo que a nuestro alcance podemos y nos corresponde hacer, en relación a esa situación apremiante.

Demuéstrame tu fe sin tus obras, que yo te voy a mostrar la fe que tengo, por las obras que hago.

Porque “LA FE SIN OBRAS ES MUERTA”. (Santiago 2: 14-26).

Que el Señor nos ayude y dé ENTENDIMIENTO en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoréamehoy.com.

Share This