Nunca le respondas con palabras tales como: ES FÁCIL DECIRLO O ACONSEJARLO, al que te está aconsejando qué hacer en tal o cual situación en que te encuentras; máxime si el consejo proviene de una persona que tú sabes que no tiene otro interés o intención, más que el de ayudarte, o que tu bienestar.

Te digo esto, porque a TODOS nos toca, es decir, en alguna ocasión de la vida todos tenemos que pasar por diversas, por una o que otra prueba. Es lo que oímos al mismo pueblo decir en la popular expresión: “A CUALQUIERA SE LE MUERE UN TÍO”;

Por lo cual, ésa persona que hoy te aconseja y te anima de tan buenas ganas e inspiración, será o resultará posiblemente ser, y en el día de mañana, (en el futuro), la misma persona a quien te toque a ti aconsejar, tal vez con las mismas palabras con las que te ha estado aconsejando él a ti, a causa de la prueba o tribulación que estás pasando o viviendo hoy.

Porque normalmente cuando está uno en medio del problema no recuerda para nada los consejos que le dimos a otra persona cuando estaban viviendo o pasando una situación igual, similar o hasta menor a la que nos está tocando a nosotros vivir en el momento.

Es algo asi, como que la torta se volteó.

Por lo demás, reza una vieja regla usada entre nosotros los abogados, que dice así: “QUIEN SE TIENE A SÍ MISMO COMO ABOGADO, TIENE AL MÁS ESTÚPIDO COMO CLIENTE”.

Retomando entónces el tema, es entónces en tal situación, cuando te tocará a ti, si es que así se puede decir, devolver a la misma persona o tal vez a otra, el favor del consejo que recibiste, cuando tú estábas en el problema o tribulación. Y devolverás ése favor aconsejándo ahora a esa o cualquier otra persona, tal vez con las mismas palabras que te aconsejaron a ti y que tú recuerdas muy bien porque ya no estás en el problema.

En síntesis, la mejor actitud que podemos asumir cuando alguien nos esté aconsejando es evitar el RENEGAR y escuchar con paciencia lo que se nos está diciendo o aconsejando y luego entónces reflexionar y escoger del consejo la buena parte de él.

Que el Señor nos ayude y dé entendimiento en todo.

Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; Daniel E. Mercedes;Pastoreamehoy.com.

Share This