“El Terror Del 13” (Haga Clic aqui, para escucharlo en AUDIO)

EL TERROR DEL 13Por: Daniel E. Mercedes, de: Pastoreamehoy.com

Cada año que comienza, representa para cada persona, pueblo, compañía, gobierno, iglesia, nación, etc., un nuevo ciclo, un nuevo comienzo; es decir, la apertura o inicio de un nuevo año de operaciones fiscales, proyectos, o nuevos retos de superación o mejoramiento del año anterior. Esto nos ocurre de manera individual, por ejemplo, cuando cumplimos año. En cada cumpleaños nos fijamos metas a alcanzar o cambios a realizar en nuestras vidas.

Sin embargo, cuando se trata de la llegada, en sentido general, de un nuevo año; no sólo las personas, de manera individual, nos llenamos de expectactivas y proyectos esperanzadores, de nuevos logros, etc, como cuando cumplimos año; sinó que de igual forma los pueblos, naciones, gobiernos, empresas, etc. según sus costumbres o tradiciones, a la llegada de un nuevo año se crean expectativas acompañadas o redeadaaas a la vez, de temores e insertidumbres, acudiendo algunos individuos, grupos, pueblos, naciones, razaz, e incluso algunos gobiernos, a realizar ciertos ritos de preparación para el nuevo ano, e incluso algunos, hasta hacen pronósticos agoreros u ocultistas.

Y no sólo se da con los inconversos, sinó que también, algunos líderes cristianos amantes de la numerología bíblica aprovechan para dar profesías basadas en cálculos numéricos, lo cual es igualmente superstición ocultista, amparados en los significados que según ellos, tienen algunos números, desde el punto de vista biblico. Cosa que consideramos un grave error y peligro, pues asi como NO ES EL NOMBRE LO QUE HACE AL HOMBRE, SINÓ QUE EN CAMBIO, ES EL HOMBRE QUIEN CON SUS LOGROS Y HAZAÑAS HACE RESALTAR SU NOMBRE, pues para que lo entendamos mejor, no importa que al nacer te hayan puesto por nombre GEORGE WASHINGTON, puesto que cuando alguien mencione tu nombre no pensará en ti, sino en el primer presidente y padre de la independencia americana.

De igual manera, NO SON LOS NÚMEROS, EN LA BIBLIA, LOS QUE DAN LUGAR A LOS ACONTECIMEINTOS, SINÓ QUE SON LOS ACONTECIMEINTOS LOS QUE DAN VALOR A LOS NÚMEROS. Que por lo tanto constituye un grave error de superstición cristiana, el que algunos lideres basen sus profesías apoyándose en cálculos o conclusiones numéricas. Que quede claro, que a Dios no le podemos leer o calcular el pensamiento, sino, que sólo el Espiritu Santo es el que Escudriña lo intimo de Dios y que es Él, quien decide revelárselo a sus escogidos en forma de profesías, para el pueblo. Lo demás es ocultismo o superstición numerológica por un errado significado o propósito asignado por algunos, a algunos números repetitivos en las escrituras. Cada año, retomando lo que hemos venido diciendo, comienza, despierta en nosotros los humanos, como hemos dicho, ciertas curiosidades o espectativas e incluso escpeculaciones.

Recordamos por el ejemplo la llegada del año 2000, cómo todo el mundo estaba expectante de lo que ocurriría con lo que algunos expertos en computadoras popularizaron con el nombre de: Y2K o EFECTO 2000, en el que se esperaba un eventual colapso de los sistemas basados en computadoras. Recordamos cómo se llenó el mundo de pánico, de terror, al pensar que sus cuentas desaparecerían de los bancos, o que se borrarian los records, los archivos de la seguridad social. Que muchos criminales quedarian sin record e incluso, que aviones, en pleno vuelo, dejarian de funcionar por un alocamiento de las computadoras, causando grandes desastres o catástrofes mortales.

Sin embargo, se completó el conteo y todo siguió igual, fue entónces cuando muchos sintieron como si volvieran a vivir. Esto mismo acaba de ocurrir en el año que recien acaba de concluir, con las famosas profesías de terror basadas en los cálculos del calendario maya, según el cual el 21 de diciembre del año 2012, sencillamente el mundo se acabaría.

Algunos por ejemplo, atemorizados, construyeron refugios antiatónicos bajo tierra, en su intento de sobrevivir al supuesto colapso del mundo. Sin embargo, al igual que en el 2000, comenzó la cuenta regresiva de los últimos sesenta segundos del 21 de diciembre y como en las anteriores ocasiones, nada sucedió.

Nótese que en ambos ejemplos, como era normal, la mayor tensión fue recibida en los últimos 60 segundos previos a la media noche de diciembre. Sin embargo, esas mismas personas que viven siempre en un estado de incertidumbre, de nerviosismo, de inseguridad, esperando siempre lo peor; ahora para esta año, pasarán ya no tan sólo 60 segundos de tensión, sinó que tendrán todo un año de terror, con los dedos cruzados, por aquello del terror cultural inculcado por el diablo en cuanto al número 13, que según la creencia cultural generalizada, es un número de mala suerte, de muerte, de destrucción. Y no hemos de sorprendernos de que asi sea para los que siguen esa creencia, pues bien lo dicen las escrituras, “LO QUE EL IMPIO TEME, ESO LE VENDRA”.

De modo, que si tu como cristiano no quieres caer en el montón de los incrèdulos, más vale que no te dejes aterrorizar por eso y que pongas ahora más que nunca tu fe en las promesas exclusivas de protección del Salmo 91, mediante el cual se garantiza a los que habitan bajo la sombra o el abrigo del Altisimo, que caerán mil a su su lado y diez mil a su diestra, más a ti no llegarán. Que mientras para el mundo no creyente será un año verdaderamente dificil, en razón de que, su misma creencia y expectación de cosas malas, hará que las fuerzas del mal aumenten sus actividades, pues el terror, el miedo de la gente, es la fe inversa, el sistema de terror usado por el diablo para activar en los hombres los males que esperan.

Finalmente, vengo para decirte, que si quieres no temer a lo que todo el mundo teme por EL TERROR DEL 13, ampárate bajo la sombra del omnipotente confesando a Jesús como tu Salvador, aceptándolo como tu Señor y Salvador, con lo cual adquirás el derecho de entrar a ser cobijado bajo las alas del Omnipotente, asi como cuida y protege la gallina a sus polluenos bajo sus alas, de las garras destructoras del principal gavilán devorador, satanás, el enemigo de las almas. Pues estando bajo las alas del Omnipotente Dios, El hará que te rias del polvenir y te burles de la adversidad, teniendo paz en medio de la tormenta. Más y Más Bendiciones, Bajo la Mísma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ Daniel E. Mercedes, Ministries.

Share This