EL SABADO DE LA GRACIA

Exodo 20: 8-11. Acuérdate del día de reposo, para santificarlo; Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el séptimo día será de reposo, este es el cuarto y más influyente de los 10 mandamientos que Dios le dió a Moisés para el pueblo de Israel. Fue el más influyente, decimos, porque resultaba demasiado obvio, si ese dia no te veian caminar hacia la sinagoga y por el contrario te descubrian realizando algún tipo de labores, los ojos del pueblo estarían sobre ti; asi es que, tu podias tal vez, por ejemplo, violar el mandamiento de no tener dioses ajenos, inclinándote ante algún ídolo en la privacidad de tu casa, sin que nadie se diera cuenta, pero si dejabas de asistir a la sinagoga o realizabas alguna obra o trabajo ese dia, no podias esconderte, todo el mundo se daba cuenta.

En los tiempos de Jesús, los escribas y los fariceos vivian muy pendientes de lo que Jesús y sus discípulos hacían o dejaban de hacer, especialmente ese dìa, pues buscaban algun motivo para acusarle, por eso lo criticaban a él y a sus discipulos con las siguientes palabras:

Tus discípulos no se laban las manos para comer o; ¿como es posible que el dia de reposo te atrevas a sanar a alguien?, etc.

En los tiempos de la ley, la manera en que Dios le permitía a los hombres acercarse a El, era a travès de la santificación por medio de los ritos y seremonias, tales como sacrificio de animales y aves; todos bastantes honerosos, costosos, altos y tan dificilles de cumplir, que ningún ser humano pudo cumplirlo a cabalidad, por eso es que tuvo que venir Jesús, el hijo de Dios, para satisfacer completamente todas las exigencias de la ley y poder cerrar ese capitulo, para entonces darle asi apertura a uno nuevo, el capitulo de la gracia, mediante la cual nos acercamos a Dios, ya no, mediantes ritos, sacrificios o buenas obras que hagamos, pues es por gracia, por mediante la fe y no por las obras, que podemos santificar a Dios en nuestros corazones.

De modo que no tienes, ya mas, que estar pendiente de guardar ningún día, esperar o estar pendiente del KI-KIRI-KI, del cantar del gallo, para acercarte a Dios; pues la nueva regla es, la regla de la gracia; LA QUE ESTABLECE QUE YA NO TIENES QUE, NO ESTAS OBLIGADO A, GUARDAR NINGUN DIA PARA DIOS, PUES AHORA , EL SABADO DE LA GRACIA NO ES UN DIA. NO ES EL SABADO, NO ES EL DOMINGO, EL SABADO DE LA GRACIA ERES TU, TU VIDA Y LA MIA, SIENDO EL PROPOSITO DE DIOS, QUE TE GUARDES TU, TODOS LOS DIAS, EN SANTIFICACION Y HONOR PARA EL.

Que no es guardar un dia, insistimos, sino guardarte, cuidarte tu, de los dias, que si pueden contaminar y contaminan tu alma, pero que ya no se llaman: LUNES, MIERCOLES, SABADOS O DOMINGOS, sino que sus nombres son: LA FORNICACION, LOS MALOS DESEOS, MENTIRAS, ADULTERIO, AVARICIA, MALEDISENCIAS, ETC., todos obras de la carne, pues son esos dias los verdaderos dias que quiere Dios que en lugar de guardarlos, te guardes tu de ellos, pues son estos dias los que verdaderamente constituyen perdicion para tu alma. Que el Señor nos ayude y de más entendimiento. Más y Más Bendiciones, Sobre la Mísma Gracia; http://pastoreamehoy.com/ D. Mercedes, Ministries.

Share This